Información Gral
Viernes 14 de Octubre de 2016

El premio a Dylan entusiasmó, pero también levantó agudas críticas

Salman Rushdie y Stephen King aplaudieron la elección de la Academia, pero Irvine Welsh y L'Osservatore Romano la denostaron.

La Academia Sueca sorprendió al mundo al anunciar a Bob Dylan como ganador del Nobel de Literatura 2016, pues es la primera vez que se concede a alguien conocido principalmente por su obra musical.

Es que a pesar de que el nombre de Dylan ha figurado en las quinielas en ediciones anteriores, no constaba entre los "favoritos" al Nobel de Literatura este año. Sí lo estaban sus compatriotas Don DeLillo y Philip Roth, así como el keniata Ngugi Wa Thiong'o, el poeta sirio Adonis o el italiano Claudio Magris.

"Felicidades a uno de mis poetas favoritos, Bob Dylan, por un Nobel bien merecido", tuiteó el presidente de Estados Unidos Barack Obama.

La presidenta de Chile Michelle Bachelet fue una de las primeras en celebrar la noticia. "¡Qué alegría el premio Nobel de Literatura para Bob Dylan! Muchos y gratos recuerdos de mi adolescencia están asociados a su música", escribió en Twitter.

El novelista indio-británico Salman Rushdie, quien suele ser mencionado como posible laureado con el Nobel, aplaudió el anuncio. "Dylan es el heredero brillante de la tradición bárdica. Gran elección", tuiteó. "Vivimos en un tiempo de grandes cantautores — Leonard Cohen, Paul Simon, Joni Mitchell, Tom Waits — pero Dylan supera a todos. Las fronteras de la literatura se siguen ampliando y es emocionante que el premio Nobel reconozca eso".

Stephen King, maestro de la literatura de suspenso y terror, tuiteó: "Estoy fascinado porque Bob Dylan haya ganado el Nobel. Algo genial y bueno en una temporada de sordidez y tristeza".

El Nobel para Dylan es una "reivindicación" para el profesor inglés Gordon Ball, quien nominó al cantautor para el premio 15 años consecutivos desde 1996. Ball se especializa en literatura estadounidense y la generación Beat.

Uno de los rebeldes ante la ola de reconocimiento fue el novelista escocés Irvine Welsh, quien reaccionó furioso por el premio a Dylan. "Soy un fan de Dylan pero este es un premio de nostalgia mal concebido, arrancado de las próstatas rancias de hippies seniles y balbuceantes", escribió en Twitter el autor de "Trainspotting". "Si eres un fan de la música busca eso en el diccionario. Después literatura y compáralas".

El diario de El Vaticano, L'Osservatore Romano, que suele opinar sobre la cultura pop, también fue de aquellos a quienes no impresionó el premio. Aunque Dylan tiene "gran talento", muchos de los artistas inspirados por sus canciones escribieron subsecuentemente letras "realmente sosas", dijo la publicación. La decisión del Nobel "definitivamente no debió complacer a escritores reales como los posibles ganadores Don DeLillo, Philip Roth o Haruki Murakami, que saben el enorme trabajo que cuesta escribir una novela".

Bob Dylan actuó en Rosario el martes 18 de marzo de 2008 teniendo como escenario al Hipódromo del Parque Independencia. Fue, sin dudas, la visita más importante desde el punto de vista musical que recibió esta ciudad en los últimos 30 años.

Su presentación fue una de las mejores desde lo técnico y el pulso de la banda, por lo menos en el último tramo de la gira que lo trajo a Sudamérica, según dejaron trascender en su momento quienes participaron en la producción del show.

Se lo vio muy conforme a Dylan sobre el escenario, que pisó a las 21.15, por cómo salían las canciones y cómo sonaba su grupo en general, pero tanto a su llegada a la ciudad como en su traslado hacia el aeropuerto de Fisherton, no pronunció palabra. El repertorio de aquella noche giró en torno a "Moderm Times", el disco editado en 2007. Tras la presentación del trío de Javier Malosetti como telonero, Dylan abrió fuego con "Cat's in the Well" y "Don't think twice, it's All Right", y no faltaron "Master of War", "Rollin and Tumblin", "Spirit on the water", "John Brown", "Like a Rolling Stone" y "Rainy Day Woman".

Comentarios