Obras
Sábado 05 de Noviembre de 2016

El power trío, en la piel de un monstruo del rock

Nardone, Antuña y Oscar Giunta presentan Tocando Hendrix hoy en Vorterix. "Jimi fue irrepetible", dijo el guitarrista rosarino.

Para sentir un punteo de Jimi Hendrix hay que saber tocarlo, pero primero hay que sentirlo. Puede ser el de "Vodoo Child", el de "Little Wing" o el de "Foxey Lady". La apuesta es compleja pero hay una banda de acá a la vuelta que no le teme al desafío. Tocando Hendrix, el trío integrado por el guitarrista Facundo Nardone, el bajista Nahuel Antuña y para esta ocasión especial con la batería del versátil Oscar Giunta se presenta esta noche, desde las 21, en el teatro Vorterix, ubicado en Salta 3519. La idea es darle un colorido propio a aquella impronta estética y sonora del guitarrista estadounidense considerado el mejor violero de rock de todos los tiempos.

Facundo Nardone, guitarrista rosarino que integró El Vagón y Ojo de Buey tiene lo suyo cuando se calza la viola. Tanto es así que hasta el mismísimo Ricardo Mollo, guitarra y voz líder de la Aplanadora del Rock, lo convocó como invitado para tocar en la gira nacional de Divididos de "Amapola del 66", un trabajo que en su momento fue inspirador para su primer disco solista, y en vivo, llamado "En el más acá".

Hoy, Nardone se pone la vincha del icónico moreno de Seattle, aunque, sin titubear, afirma: "Hendrix es irrepetible".

—Hagamos un poco de historia, el trío con Robledo y Antuña se forma en 2012, ¿pero qué los motivó a versionar a Hendrix?

—Con esa formación nos juntamos en el 2011 inicialmente para dar el primer recital en García Bar, que quedó registrado y tuvo una mística especial para nosotros. Nahuel Antuña es un músico inquieto y además de su banda principal que es Vudú, siempre está generando proyectos solistas o en paralelo como fue este nuevo trío que lo llamamos así, Tocando Hendrix, en referencia a reinterpretar su música en vez de hacer una banda tributo en donde el abordaje musical tiene más que ver con el cover o el calcar las obras fielmente. De este modo, podemos soltarnos y darnos libertad de ser nosotros mismos en la sonoridad de las canciones, es decir, reversionar los temas.

—¿Cómo surgió la idea de trabajar con Giunta y su hijo, y qué pueden aportar ambos en el concepto sonoro de Hendrix?

—Por suerte los Giunta aceptaron de muy buen agrado la propuesta de ocupar el lugar de Javi Robledo, quién está súper atareado con Cielo Razzo y demás proyectos y producciones. Oscar es un batero que viene del jazz, así como Mitch Michell (ex batero de Hendrix), y puede darle a la banda quizás un sonido modernizado en cuanto a las épocas actuales, aunque más asociado con la impronta original. Con Robledo pasaba que él es súper moderno en su estilo y de pronto sonaba un Hendrix hardcore. Lautaro Giunta es un joven talentoso amante del rock y vamos a tenerlo como invitado e incluso tocará a dos baterías con su papá.

—¿Por qué es tan difícil que surja otro Jimi Hendrix en estos tiempos?

—Hendrix es irrepetible, y por suerte lo que pasa artísticamente es que surgen otros irrepetibles, en las distintas ramas y expresiones artísticas. Por nombrar unos pocos, te puedo citar a Bjork, Amy Winehouse, Diego Arnedo, hay millones. Lo difícil es a veces buscar matices alternativos en un mundo globalizado e hiper comunicado donde sucede que se estandarizan los estilos. Salir de eso es un gran desafío.

—¿Qué repertorio eligieron para tocar en vivo y qué privilegiaron al seleccionar los temas?

—La elección de los temas se basó en ir un poco al grano en los éxitos de sus tres discos de estudio y uno en vivo. A mí personalmente me gustaría tocar otros temas no tan conocidos, pero ahora pensamos más en brindar algo que la gente identifique.

—Como guitarrista, qué te seduce de Hendrix y qué lo hace irrepetible?

—El primer disco compacto que me compré con mi viejo fue uno doble en vivo: "Hendrix at Woodstock", y tiene un sonido realmente como hecho a mano, rústico y tocado con un groove típico de la época. Se dice que Jimi no estuvo contento con la performance de ese show, pero lo que tocó ese día no tiene parangón. De esa primera escucha en adelante no dejé de escuchar sus canciones.

Comentarios