Narcotráfico
Sábado 24 de Septiembre de 2016

El político de las frases picantes y polémicas

Pedro González fue un generador de polémicas frases que le costaron incluso denuncias penales.

Pedro González fue un generador de polémicas frases que le costaron incluso denuncias penales. Ya en 1991, cuando asumió por primera vez como intendente, había ofrecido su primera frase para un título: "Villa Gobernador Gálvez no existe", publicaba La Capital el 10 de diciembre de ese año, frase con la que González graficaba la crisis social de su ciudad.

   Años más tarde, en octubre de 2000, cuando la protesta social crecía en todo el país contra el gobierno de la Alianza, dijo: "La gente está recagada de hambre. Vamos a ponerle un paro a esta situación. Después les echamos la culpa a los negritos que queman cubiertas. ¿Y qué carajo quieren que hagan? Hay que ponerse allí y ayudarlos a quemar". Por esa época también fue tema en el programa de Susana Giménez, donde lo acusaron de tener propiedades en Estados Unidos. "Miami Beach no es el estilo del Gordo Pedro Gonzalez", refutó.

   Luego, el avance del delito y el narcotráfico afectó su ciudad. "Hay que pegarles a los chorros peligrosos día por medio", dijo en enero de 2012, y por si quedaban dudas, espetó: "Los derechos humanos me importan una mierda, quiero que todo esté tranquilo en mi ciudad". Después emitió un comunicado en el que pidió que se entendiera "el contexto" de sus palabras.

   Pero en marzo de 2013 insistió: "Necesitamos salir de este despelote. ¿Cuántos serán los que roban, 20, 30 tipos? Bueno, matemos a todos y listo", dijo. Después admitió: "Me fui de mambo". Por entonces, también cargó sin eufemismos: "Lifschitz es un hijo de puta", cuando el entonces intendente de Rosario pidió que fuera a explicar a la Legislatura sobre acusaciones que lo vinculaban con el narcotráfico.

Comentarios