Banderazo
Sábado 14 de Enero de 2017

El plantel rojinegro participó del banderazo a modo de presentación

El ritual se repitió en La Feliz y un grupo se dirigió al plantel como "la nueva hinchada"

La Perla del Atlántico fue escenario ayer de un multitudinario banderazo que protagonizaron los hinchas leprosos en las calles de la ciudad. La fiesta rojinegra arrancó a las 19 en la explanada de la playa Bristol y el punto de mayor éxtasis fue cuando tras una colorida caravana los simpatizantes llegaron a la puerta del hotel donde se aloja el plantel y los jugadores se unieron a la gente a puro canto y algarabía. El dato curioso fue que en plena calle algunas personas se presentaron ante los futbolistas como integrantes de "la nueva hinchada". Aproximadamente participaron del ritual que se repite cada verano más de mil personas y hubo un fuerte operativo de seguridad.

Tras la jornada de playa, al caer la tarde los hinchas se fueron convocando sobre la imponente explanada de la playa Bristol. Muchas familias agitaban las banderas y saltaban felices entonando las canciones de la cancha. El banderazo fue organizado por la filial local Tata Martino. Pero también llegaron al lugar a bordo de un camión y un colectivo un grupo nutrido de hinchas, que habrían llegado desde Rosario, con una celosa custodia policial, que incluyó patrulleros y efectivos a bordo de motocicletas. En la rambla empezó la fiesta y emprendieron la caravana al hotel leproso.

Antes de las 21 la columna de hinchas arribó a las puertas del Spa República. Allí se hizo un círculo para que puedan bajar los jugadores con tranquilidad y sumarse al festejo. Claro que en el momento de arrancar con los cánticos tomó la palabra el apodado Loco Cohen y mirando al plantel dijo: "Somos los muchachos de la hinchada. Nos costó mucho unir y formar una nueva hinchada. Queremos a Newell's. Cuenten con nosotros. Cuenten con el pueblo leproso", expresó Cohen a viva voz, a modo de arenga futbolera.

Este fue el prólogo para casi media hora de cánticos con los jugadores abrazados en el centro de la escena y el resto de los hinchas enfervorizados agitando banderas, lanzando petardos y con las familias en un segundo plano, también cantando y disfrutando la cercanía de sus ídolos.

Entre los futbolistas, el Gato Formica, Nacho Scocco y Maxi lideraron la batuta del plantel a la hora de entonar los cánticos tribuneros. Fue una fiesta que ya es un clásico de las pretemporadas leprosas, pero que no deja ser un acontecimiento inédito en el fútbol mundial, ya no es habitual ver a los jugadores saltando en plena calle en contacto directo con los hinchas.

Claro que en esta oportunidad hubo un ingrediente extra, que fue la presentación en plena vía pública y ante cientos de personas que los grababan en sus celulares de la "nueva hinchada" frente a los jugadores. El fútbol nunca deja de sorprender.

Comentarios