Edición Impresa
Sábado 09 de Octubre de 2010

El peligro de los estigmas

Para el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, también resulta disparatada la idea que impulsa una colimba voluntaria para los jóvenes pobres. "Si fuera un proyecto educativo debiera haberse iniciado en la Comisión de Educación, pero no sólo comenzó sino que se discutió en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales. Ese trayecto legislativo devela el espíritu del proyecto que de educativo no tiene nada", advirtió.

"Se necesitan más aulas, no hacen falta más cuarteles para los jóvenes que están fuera de la escuela. Tenemos que hacer un esfuerzo mayor todavía como sociedad para incorporarlos a la escuela, y que sean tan alumnos como cualquiera de los que ya asisten a los establecimientos educativos, no necesitamos regímenes especiales, ni establecer sistemas educativos paralelos", replicó.

Al igual que otros especialistas en educación, para el ministro Sileoni, "todo el proyecto del Servicio Cívico Voluntario es disparatado, pseudopedagógico, que tiende a estigmatizar, esconder a los jóvenes que no trabajan ni estudian, a quienes define de peligrosos. Y la verdad, no son peligrosos, son chicos que necesitan que la sociedad les de un lugar, les de un espacio".

Comentarios