Megacausa lavado
Jueves 20 de Octubre de 2016

"El pedido del gobernador de ser querellante es golpe de efecto, ya están los fiscales"

Iván Hernández Larguía, abogado defensor de Pablo Abdala, dijo que "por la forma de expresar la prueba y la imputación no hay delito".

En el marco de la investigación judicial de estafas con inmuebles y lavado de activos, Iván Hernández Larguía, abogado defensor de Pablo Abdala, gerente general de La Capital imputado en la causa, señaló que "por la forma de expresar la prueba y la imputación" por parte de la Fiscalía "no hay delito". Y cuestionó al gobierno provincial por el pedido de ser querellante.
"Eso es un golpe de efecto, provincia y la ciudadanía ya está representada por los fiscales", señaló Hernández Larguía, quien reiteró el descargo que hizo su defendido ante la Justicia: que tras un préstamo a Marcelo Jaef, también imputado en la causa, éste le ofreció -como forma de pago- la participación en la compra de un campo.
"Pensaron hacer un loteo, cuando hicieron las averiguaciones les informaron que no se podía hacer un desarrollo y decidieron venderlo", explicó el abogado, quien entiende que "por la forma de expresar la prueba y la imputación no hay delito".
Respecto de las escuchas que trascendieron y que involucran a su defendido, dijo: "Si tomás extractadas esas conversaciones y les querés dar un sentido tendrías que escuchar toda la conversación. Nosotros solamente pudimos tomar conocimiento de pequeños extractos. Y tampoco está en las imputaciones las fechas de esas conversaciones".
Asimismo, afirmó que "es materialmente imposible" que "por la operatoria de las acciones no surja que ese bien (inmueble) fue sacado irregularmente del patrimonio de otro, es imposible que no se de cuenta la persona a la que se lo sacaron". Cuestionó además que su cliente haya participado de "una operatoria compleja y sofisticada" para cometer delito. Entiende que estas "son palabras rimbombantes que no tienen mucho contenido".
"Decían que estaba en Panamá y estaba en una isla con su mujer de vacaciones, como todos los octubre. Con la mala suerte que esto sucede justo la semana que él se va. Cuando se enteró se pegó la vuelta, pero como no pudo usar el pasaje que tenía tuvo que sacar otro", agregó el abogado.
Hernández Larguía cuestionó además el pedido de la provincia de presentarse como querellante de la causa. "El pedido del gobernador -advirtió el abogado- creo que tiene que ver con esta espectacularidad de la causa, ¿qué tiene que hacer la provincia querellando? Eso es nada más que un golpe de efecto, la provincia y la ciudadanía ya están representados por los fiscales".