Clásico rosarino
Lunes 24 de Octubre de 2016

El partido en el que Teo no despertó

El partido que se esperaba de Teo Gutiérrez no fue. Ni siquiera la idea de que "es un jugador ideal para este tipo de partidos" cobró vida. Apenas un par de chispazos en el primer tiempo, cuando logró entrar en sintonía con el resto de sus compañeros. Por lo demás, la presencia que se intuía podía marcar quedó trunca.

En más de una ocasión, incluso sin tocar la pelota, expuso jerarquía, de la que nadie duda. Pero el gran inconvenientes del colombiano, otra vez, fue su escasa incidencia en el juego. En lo de escaso se deja de lado el pase milimétrico que puso en cortada para Ruben en el primer tiempo (Formiliano alcanzó a cerrar justo al capitán canalla). Después hasta discutió más de lo que jugó. Porque se prendió en alguna que otra rosca, quizá jugando con acelerar el pulso de los jugadores de Newell's.

Ayer arrancó como delantero, pero terminó en la función de enganche (con el ingreso de Herrera). Le cabe la salvedad de que en ese pálido segundo tiempo del Canalla el equipo entero no funcionó, pero cada vez que entró en juego le costó horrores marcar la diferencia. Hasta hubo murmullos con cada pelota que perdió.

Todo lo que Teo le dará a Central está aún por venir. Con escasa participación en cuanto a minutos, lo hecho hasta aquí suena a poco. Ni siquiera en el partido en el que todos esperaban mucho de él pudo sacar su aporte de la columna del debe.

Comentarios