Política
Sábado 04 de Junio de 2016

El Papa Francisco les pidió a los jueces que no caigan "en la telaraña de la corrupción"

Mensaje en el Vaticano a los magistrados de todo el mundo, entre ellos varios argentinos, que participan de una cumbre sobre el narcotráfico.

El Papa Francisco pidió ayer en el Vaticano a jueces del mundo, entre ellos varios magistrados argentinos, no caer en la "telaraña de la corrupción" para impartir justicia en casos de trata y narcotráfico, y los instó a rechazar las "presiones" de los gobiernos y las "estructuras mafiosas".

El pontífice dirigió un mensaje a los participantes de la cumbre contra la trata y el crimen organizado que se realiza en la sede de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales, donde estuvieron el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y los jueces federales María Servini de Cubría y Sebastián Casanello, entre otros argentinos.

"A ustedes corresponde hacer justicia, y les pido una especial atención en el campo de la trata y del tráfico de personas y, frente a esto y al crimen organizado, les pido que se defiendan de caer en la telaraña de la corrupción", aseveró.

"Sé que sufren presiones, amenazas, y sé que hoy día ser juez, ser fiscal, es arriesgar el pellejo. Y eso merece un reconocimiento a la valentía de aquellos que quieren seguir siendo libres en el ejercicio de su función", dijo, y alertó: "Sin esta libertad el Poder Judicial se corrompe y siembra corrupción".

Iglesia y política. Además, sostuvo que "no cabe el adagio de la ilustración de que la Iglesia no deba meterse en política: la Iglesia debe meterse en la alta política, porque, cito a Pablo VI, la política es una de las formas más altas del amor, de la caridad".

También advirtió que la corrupción es "uno de los más grandes males sociales del mundo" y aseguró que la trata de personas y la criminalidad organizada son "verdaderos crímenes de lesa humanidad". Asimismo, les pidió a los jueces que recuperen los bienes mal habidos de los traficantes y delincuentes para ofrecerlos a la sociedad y, en concreto, para la reinserción de las víctimas".

La cumbre de jueces y fiscales fue inaugurada por el presidente de la Pontificia Academia de Ciencias, el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, y luego abrió los discursos el diputado porteño Gustavo Vera, quien afirmó que "sin complicidad estatal, no habría crimen organizado".

Vera fue uno de los organizadores del evento, conducido por la modelo argentina Valeria Mazza.

Ayer también expusieron el juez federal Santiago Inchausti (Mar del Plata), la presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, Susana Medina de Rizzo, y el titular de gremio judicial, Julio Piumato. En este contexto, el Papa recibió ayer en audiencia privada al juez Casanello (ver aparte).

La cumbre vaticana de magistrados continuará hoy con las disertaciones de Lorenzetti, los jueces Casanello, Servini de Cubría, Julián Ercolini, Sergio Torres, Ariel Lijo, Zunilda Niremperger, Carlos Vera Barros y Miguel Abásolo, además de los fiscales Eduardo Adler, Marcelo Colombo, Diego Luciani y Claudio Kishimoto.

Lorenzetti. El titular de la Corte destacó ayer el "enfoque integral" que propone el Papa para abordar "la problemática social y ambiental". "La importancia de este encuentro son los temas enfocados en la necesidad de luchar contra lo que se denomina la nueva esclavitud del siglo XXI", dijo Lorenzetti sobre la reunión de magistrados.

Luego agregó que se trata de "las personas más vulnerables, los que tienen trabajo ilegal, los chicos que son usados como trabajadores ilegales para el narcotráfico, la trata de personas, las nuevas formas de la esclavitud humana".

Sobre este punto, afirmó: "Nosotros estamos trabajando bien, por ejemplo en el área de seguridad, para acercar el trabajo que hacen los jueces en la sanción con el que hacen las fuerzas de seguridad en la investigación".

Comentarios