Iglesia
Domingo 23 de Octubre de 2016

El Papa Francisco conmemoró la elección de Juan Pablo II

El Papa Francisco alabó ayer a Juan Pablo II ante unos 100.000 peregrinos, al recordar el 38 aniversario de la elección de su antecesor durante una audiencia al aire libre en la plaza de San Pedro.

El Papa Francisco alabó ayer a Juan Pablo II ante unos 100.000 peregrinos, al recordar el 38 aniversario de la elección de su antecesor durante una audiencia al aire libre en la plaza de San Pedro.

La audiencia fue uno de los eventos celebrados en el marco del Jubileo de la Misericordia, que comenzó el 8 de diciembre de 2015 y finaliza el 20 de noviembre. El Jubileo ofrece a los creyentes una oportunidad especial para peregrinar a Roma y pedir el perdón general de sus pecados.

"Hace exactamente 38 años, casi a la misma hora, esta plaza se llenó de palabras dirigidas a los seres humanos en todo el mundo: «No tengáis miedo. Abrid ampliamente las puertas a Cristo»", dijo Francisco citando el mensaje enviado por Juan Pablo II al inicio de su pontificado.

Elegido el 16 de octubre de 1978, Juan Pablo II fue investido oficialmente con una misa celebrada seis días después. El Papa polaco murió en 2005 y con la bendición de Francisco fue proclamado santo nueve años después, un tiempo récord en la historia moderna de la Iglesia Católica.

Juan Pablo II fue "un Papa con una profunda espiritualidad, moldeada por la herencia milenaria de la historia y la cultura polacas, que fue transmitida en el espíritu de la fe de una generación a otra", subrayó el pontífice argentino.

Nacido en Polonia como Karol Wojtyla, Juan Pablo II fue uno de los líderes más carismáticos en la historia moderna de la Iglesia. Se le recuerda por sus incansables viajes por el mundo, su contribución al derrumbe del comunismo en Europa del Este y sus posiciones conservadoras sobre temas polémicos como el aborto, la anticoncepción y la homosexualidad.

En otro tramo de la audiencia general, el Papa Francisco destacó la "necesidad" del diálogo en las familias, escuelas y lugares de trabajo y subrayó su centralidad "para entender verdaderamente a los otros y sus necesidades".

"Sólo a través del diálogo podemos verdaderamente entender a los otros y sus necesidades y trabajar juntos para el bien de la sociedad y el cuidado de la casa común", destacó el Obispo de Roma durante la anteúltima audiencia especial.

"El diálogo es expresión de caridad para buscar el bien común; nos coloca delante del otro viéndolo como un don de Dios, que nos interpela y ayuda a humanizar nuestras relaciones y a superar los desacuerdos; nos da la ocasión para escucharnos recíprocamente y resolver los inconvenientes que se presentan", agregó.

Comentarios