Escenario
Viernes 14 de Octubre de 2016

El otro Indio Solari, el de carne y hueso

El estreno de "Tsunami" muestra al mito ricotero hablar del parkinson, entre la risa y el llanto. hasta la medianoche de hoy puede verse en Vorterix.

Hay otro Indio Solari. Al menos distinto de esa figura enigmática que se oculta tras sus lentes oscuros y gorrita casi pegada a su clásica e icónica cabeza rapada.

Y se lo puede ver en "Tsunami", no casualmente subtitulado "Un océano de gente", disponible en la plataforma de Vorterix (www.vorterix.com) hasta hoy a las 23.59, plazo que desde el miércoles se extendió 48 horas ya que el sitio colapsó debido a la alta demanda.

Más allá de la mirada de aquel fanático que aprueba todo lo que venga del líder ricotero o del detractor que lo rechaza de cuajo con el mismo derecho, este documental se jerarquiza a través del quiebre emocional del Indio, nunca visto antes en una imagen pública.

La clave está en esa entrevista, bien llevada por Mario Pergolini, en la que el cantante confiesa que, como cualquier mortal, tiene más dudas que certezas. Y se refleja claramente en esa pregunta de Pergolini, en la que el conductor admite que no entendió por qué le contó a él que estaba enfermo de Parkinson. Tras contestar "yo tampoco" y luego de una breve pausa en la que se le quiebra la voz, lanza "yo no sé por qué soy el Indio Solari". Otro silencio, un gesto de sorpresa y tras levantar su vaso con whisky dirá, simplemente, "salud", como si fuese su objeto de deseo.╠

El documental, dirigido por Julio Leiva y Maximiliano Díaz, también hace foco en el fenómeno masivo del Indio. El disparador es el último show de Tandil, del 12 marzo, ante más de 200 mil personas, pero la cámara no recoge los testimonios de la gente, como en "Piedra que late", sino los de su entorno más cercano, desde su manager hasta sus músicos. Todos lo elevan a una escala de primer nivel internacional, y hasta el mismo Indio desafía a Mick Jagger a que haga un pogo tan gigante como el suyo en una sola noche.

"Uno recoge la piel sensible de la sociedad", dirá el Indio, quien en una imagen del final del show, agregará que no se quiere hacer cargo de la conmoción que genera. Una contradicción que abre polémicas, que quizá sirvan para agigantar el mito. Eso sí, un mito que ahora, desde este tsunami emocional, parece más de carne y hueso.

Comentarios