Edición Impresa
Jueves 30 de Diciembre de 2010

El otro Hermes

Es una de las apariciones más desopilantes en la galaxia twitera local probablemente de todo el año. Se trata de alguien con un nombre muy parecido al del gobernador, aunque no casualmente.

Es una de las apariciones más desopilantes en la galaxia twitera local probablemente de todo el año. Se trata de alguien con un nombre muy parecido al del gobernador, aunque no casualmente. Es que @duHermesBinner es algo así como un alter ego burócrata y apático, que le toma el pelo al verdadero Hermes Binner, se mofa de su gestión y lo hace parecer como un oficinista ansioso de que sean las 13 de cada día para poder irse a su casa. Detrás de la ingeniosa parodia se adivina a algún creativo twitero justicialista que en poco tiempo sumó muchos seguidores entre políticos, periodistas y hasta militantes. Ayer, por ejemplo, publicó: "¡Este gobernador está como loco! Hoy inauguro, si hay luz, otro centro cultural... Ahí ya tienen, inauguré 2 de las 600 obras". Así de ácido, así de picante.

Otro que dice adiós

Parece que, además de la partida de Luis Novaresio a Radio 10, habrá más cambios en "De 12 a 14" la próxima temporada. Por los pasillos de la emisora circula un rumor que, en caso de confirmarse, hará tanto ruido como la partida del doctor. Según la especie, otro histórico del programa de los mediodías colgará los botines para buscar nuevos desafíos en otra pantalla. Si es así, habrá que ir buscándole un reemplazante.

Se lo tomó en solfa

"En el diario se equivocaron: el que está gordo es mi hermano, no yo", cuentan que comentó Miguel Cappiello cuando leyó lo que se publicó en esta misma columna días pasados. Allí se hacía referencia a sus kilos de más y su pasión por un buen plato de tallarines. Lejos de sentirse ofendido, el incansable ministro de Salud de la provincia lo asumió como una broma y siguió trabajando... y comiendo. ¡Buen provecho!

Qué mala suerte

A veces las cosas suceden cuando menos se las espera. Después de llenar el tanque de combustible, a un conocido productor de TV y propietario de una FM de la ciudad donde sólo se escuchan tangos se le descompuso el auto, con tan mala fortuna que impedía la entrada y salida de la estación de servicios a otros vehículos y causaba cierto malestar entre los conductores. Todo acabó un rato después, cuando un auxilio lo asistió y solucionó el problema. Al hombre no le quedó más que disculparse y seguir. Qué mala suerte.

Comentarios