Edición Impresa
Sábado 23 de Noviembre de 2013

El oficio de contar buenas historias a través de las imágenes

Juan Mascardi, varias veces premiados por sus producciones, comparte los secretos de una profesión en crecimiento

Con 39 años, Juan Mascardi es ya un reconocido realizador audiovisual y periodista. Pero, sobre todo, un exquisito narrador de buenas historias, un cronista de la imagen empeñado en volver todo el tiempo la mirada a lo cotidiano, a esos testimonios que permiten mirar el mundo desde distintas perspectivas. Su trabajo ha sido reconocido en múltiples ocasiones, dos de ellas por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, que dirige Gabriel García Márquez, y ahora en febrero se prepara para dictar una cátedra de televisión y nuevos medios invitado por la Escuela Internacional de Cine y Televisión de Cuba. ¿Cómo se logra ser bueno en este oficio? Mascardi comparte secretos de lo que debe conocer todo buen realizador y de las expectativas laborales que se abren a partir del pleno funcionamiento de la ley de medios.

Al otro día de haber egresado de la carrera de comunicación social de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), en 1996, estaba golpeando la puerta de un amigo de su Colón natal para que le diera una mano para trabajar. Su experiencia la había cosechado en canales locales. No pasó mucho tiempo y ya eraproductor periodístico en Crónica Televisión. "Una escuela de oficio, de olfato", dirá de esta oportunidad laboral junto a Héctor Ricardo García, donde le tocó cubrir desde la tragedia de Lapa a los suicidios de Yabrán y de Favaloro.

Twitter. También definirá sobre el popular canal televisivo que sin duda "es la versión analógica de Twitter, Crónica le gana a Twitter casi una década porque (con sus placas) tiene síntesis, son menos de 140 caracteres, no respeta programación, ni horarios ni nada; era lo urgente y siempre con un nivel de rigor periodístico, más allá del estilo, que se puede discutir o no".

Quien se define como "un bicho de televisión" cuenta que en la crisis del 2000, y cuando todos emigraban, él regresa a Rosario. Trabaja de productor, conductor y cronista televisivo. Paralelamente continúa con su trabajo de producción de documentales, y en ese camino junto a otro colega (Federico Pissinis) se proponen recuperar las anécdotas de su pueblo para volverlas historias interesantes, esas que se disfrutan sin distancias ni geografías. El producto de ese trabajo es "Gud mornin Colón" (2005) sobre difusión de la cumbia en las FM locales.

Este trabajo fue finalista en 2007 en el certamen de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), por su "creatividad para explorar los aspectos humanos de la vida de provincia", según calificó el jurado. "El premio llegó casi dos años después, viajamos a Monterrey, en la entrega estaba Gabriel García Márquez, estábamos nosotros, huérfanos de medio", rememora.

Esa distinción fue una certificación importante, que les ha permitido reafirmar el rumbo de que era posible poner el acento en el relato y pensar entonces en todo lo que hace falta para garantizarlo.

"En ese momento no teníamos dimensión de lo que hacíamos, pero algo importante fue que dejamos de pensar en Buenos Aires. Pensamos en cuántos «Colón» hay en la Argentina y en Latinoamérica para encontrar un punto común en esas historias", dice Mascardi. De la mano de esta idea estaba la de pensar circuitos de distribución de las producciones alternativas a los medios tradicionales.

Docencia. La docencia también forma parte de la trayectoria de quien desde 2007 es director de las carreras de periodismo y producción y realización audiovisual de la Universidad Abierta Interamericana (UAI). Fue ayudante de cátedra y docente en la UNR. Nombra a muchos amigos que, asegura, le dieron "una mano en un momento muy difícil", cuando no había trabajo y apremiaban los problemas personales. Es entonces cuando lo gana la emoción, y eterniza la vista en el café que acompaña la charla.

Otro reconocimiento a esta trayectoria llegó esta semana, por el trabajo de "Aguas amargas" de Sustancias Elementales en la categoría imagen periodística que resultó finalista en el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo (FNPI). En febrero que viene dictará una cátedra sobre televisión y nuevos medios en el Instituto Internacional de Cine y Televisión de Cuba, donde hace 13 años fue alumno.

Nada de estos logros son casuales. Hay trabajo, estudio y formación. "Es el resultado de un proceso de andar, caminar, luego hay una apuesta narrativa interesante, de tener en claro lo que uno no quiere hacer. Son muchos «no»: no a Buenos Aires, no a los golpes bajos, no a exagerar con planos medios, no a pensar solo en la utilización de archivos, no a que aparezca el narrador siempre en cámara. Y también hay aquí algo que tiene que ver con algo auténtico de nuestra profesión que es pensar el periodismo de servicio social y de solidaridad para tender puentes y manos", completa Mascardi sobre aspectos clave del oficio.

El desafío de este camino —sigue— es estético, ético, en función del servicio social. Esa coherencia y metas propuestas se ven en el trabajo con "Abrazos de Agua" sobre los Tiburones del Paraná (proyecto de inclusión a través de la natación que dirige Patricio Huerga) y también en producciones como la de Sustancias Elementales.

¿Y qué hace falta para construir una buena historia? Mascardi menciona ese "olfato" necesario que lleva un buen periodista y que le permite saber "dónde hay una buena historia". También "no pensar en el paradigma clásico de buenos y malos", y sí en los hechos más irrelevantes. "Para mí el desafío más grande en Aguas Amargas es haber elegido como protagonistas a una cocinera y a la esposa de un coleccionista de fotos. De antemano se pueden pensar que son los antipersonajes, pero el rasgo distintivo es que tienen muchos puntos de comunión, en donde muchas generaciones se pueden sentir identificadas", considera.

Estar atentos, saber escuchar, son también esenciales para conseguir buenos resultados. "Villanueva Chang (periodista) habla de renovar la mirada", cita Mascardi.

También cree necesario "abandonar el prejuicio" y dejar "la soberbia" para encontrar siempre algo diferente. Recoge aquí la experiencia de cronista de los últimos tres años en Telefé Noticias en Canal 5 y cita un ejemplo ilustrativo de estas definiciones: "Cuando fuimos a cubrir la muerte de Mecha Delgado (trabajadora social de barrio Ludueña, muerta en un cruce de balas entre narcos) llegamos con el parte policial que hablaba de un «ajuste de cuentas». Pero en el lugar nos dimos cuenta de la dimensión de lo que había pasado. Es cuando tenés que reelaborar esa historia, hacer ese trabajo territorial necesario".

Ley de medios. La plena aplicación de la ley de medios de comunicación audiovisual en el país vuelve la atención a las carreras ligadas a los diferentes medios, y desde ya a las posibilidades laborales para estas profesiones. "El reto va a estar en pensar desafíos sustentables. No creo que la ley replique en forma automática generando más trabajo, sino que generará más espacios y en ese sentido es interesante ir pensando cómo hacer sustentables distintos tipos de proyectos", opina Mascardi. "El desafío es cómo pensarse como punta de lanza y no sentarse cruzado de brazos esperando que te llamen para trabajar", analiza, y destaca que está claro que está muy bien "que sigan los subsidios del Estado para poder producir".

"Desde que el audiovisual es una industria, esto decretado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para nosotros es una gran noticia, lo es junto a la ley de medios. Todo está por hacerse, estamos en un momento bisagra muy interesante", anticipa Mascardi sobre los proyectos por venir para todos los enrolados en el oficio de contar y dar a conocer buenas historias.

Comentarios