Información Gral
Jueves 12 de Mayo de 2016

El obispo de Zárate pidió perdón por las restricciones de un párroco

Monseñor Laxague recomendó al cura de una iglesia de la localidad de Lima que levantara prohibiciones para ingresar al templo.

El escándalo que se desató en una parroquia bonaerense que estableció normas de vestimenta (principalmente para mujeres) para ingresar al templo obligó al obispo de Zárate, Pedro Laxague, a pedir disculpas por lo que puede tomarse como un excesivo celo del párroco, fuertemente cuestionado por la mayoría de los feligreses. "La Iglesia tiene las puertas abiertas para todos", dijo Laxague en un video que hizo público.

"Quiero reafirmar como obispo de la diócesis que la Iglesia quiere recibir a todos, sin discriminar a nadie, lo que mira Jesús es el corazón. El señor no se va a fijar en la vestimenta, en los adornos ni en ninguna otra circunstancia", sostuvo Laxague.

En los últimos días se difundió la imagen de un cartel pegado en la puerta de la parroquia San Isidro Labrador de Lima, a cargo de Juan Carlos Scarlata, en el que se indicaba un listado de ropa y accesorios permitidos.

Minifalda, ropa ajustada, shorts, tajo en las polleras, pantalones ajustados, calzas, strapless, escotes, tops y hasta ojotas estaban en la columna de las prendas y accesorios cuestionados, mientras que se aconsejaba visitar el templo con ropa suelta, remeras sin escotes y con mangas, y faldas debajo la rodilla.

La lista de prohibidos de los hombres es más corta y está conformado por remeras sin mangas, shorts, ojotas y gorra.

"Como obispo me opongo a que se pongan indicaciones taxativas en las entradas al templo y a cualquier otra indicación fuera del horario de las misas o información que pueda servir a la comunidad", señaló Laxague en el video. Y continuó: "Yo asumo ese pedido de perdón a todas las personas que se pudieron haber sentido discriminadas".

El obispo indicó además que se encontró con el párroco. "Me reconoció el error. Según él, no había dado la indicación de poner el cartel, pero él es el responsable porque es el párroco. Tal vez no fue con mala intención, pero sí desubicado. El prometió que lo iba a retirar. Le pedí que trate de reconciliarse con la gente, que sepa reconocer su error, que pida perdón porque hay gente que se sintió ofendida y discriminada". Finalmente, señaló que Scarlata le "prometió" que iba a retirar el cartel y que "le iba a pedir perdón a la comunidad".

Al ser cuestionado, Scarlata había sostenido que el templo "es un lugar sagrado y estoy pidiendo que entren correctamente vestidos. No como una monja o un cura, pero que no sea indecentes ni provocativos", dijo. "No he dicho que no ingresen, solo estoy pidiendo que entren correctamente", se defendió.

"La Iglesia Protestante y las Pentecostales les piden a las mujeres que vayan con mantillas y la pollera abajo de la rodilla y nadie les cuestiona. Andá a decirle a los judíos o a los musulmanes que vas a entrar mal vestido, a ver que te contestan", esgrimió. "¿Por qué a la Iglesia Católica se le quieren imponer las cosas? Yo tengo que cuidar la conciencia de las personas", reflexionó el religioso a una radio porteña.

En ese contexto, sostuvo razones que podrían parecer ilógicas, o de tiempos pasados. "Las mujeres no deben usar ropa insinuante porque los hombres tenemos otra psicología. Si quieren que las respeten que empiecen por respetarse a sí mismas, sino se convierten en una ocasión para el pecado. Yo, como sacerdote, tengo que cuidarlas para evitar que los hombres se descontrolen", aseguró.

Los vecinos argumentan que la medida rige también para niñas de 10 años y que se les restringió el acceso a catequesis con la ropa "insinuante". Scarlata lo desmintió. También denunciaron que no permite a madres solteras ni a padres separados bautizar a sus hijos.

Comentarios