El Mundo
Viernes 19 de Agosto de 2016

El niño herido de Alepo muestra el horror de la guerra civil en Siria

Omran tiene sólo 5 años y sobrevivió a un ataque aéreo. Su imagen sentado en shock en una ambulancia se volvió viral y conmocionó al mundo

La fotografía de Omran Daqneesh, un niño de cinco años con la cara cubierta de sangre y polvo, sentado en la parte trasera de una ambulancia tras resultar herido en un bombardeo en la ciudad de Alepo, se convirtió ayer en una nueva imagen del horror de la guerra en Siria. El menor —cuya imagen aparece en un video difundido por Alepo Media Center (AMC), —un grupo activista contrario al presidente sirio, Bashar Assad— integra un grupo de cinco niños y tres adultos heridos durante el ataque al barrio de Qaterji, según informaron fuentes médicas.

En el video, que se viralizó rápidamente en Internet, el niño aparece con pantalón y camiseta corta, sentado en el asiento naranja de la ambulancia, y mirando desconcertado a su alrededor, antes de tocarse la zona herida y observar con sorpresa su mano, que restriega contra el asiento para limpiarse la sangre. A la ambulancia llegan después otro niño, una niña y un hombre, rescatados de las mismas viviendas en Qaterji.

Los padres están vivos. El corresponsal en Medio Oriente del diario británico The Telegraph, Raf Sánchez, uno de los periodistas que difundió la foto del pequeño Omran en Twitter, afirmó que los padres sobrevivieron al ataque, aunque resultaron heridos. En otro tuit, Sánchez aseguró que varios de los hermanos de Omran "también fueron heridos en el ataque pero sobrevivieron y fueron tratados en un hospital de Alepo".

En el terreno, ambos bandos no consiguen avances. El régimen no ha logrado recuperar el terreno perdido hace casi dos semanas y los rebeldes no han concretado su llamado solemne a tomar la ciudad en su totalidad. Así, un sitio prorrégimen anunciaba ayer que las fuerzas gubernamentales habían tomado dos aldeas rebeldes cercanas a Alepo, pero los sitios de la oposición aseguran haber repelido el ataque. El ejército multiplica sus incursiones en las zonas rebeldes para probar sus líneas defensivas y matar el mayor número posible de insurgentes, para luego retirarse y así evitar demasiadas bajas en sus filas.

El 31 de julio, los rebeldes y sus aliados yihadistas del Frente Fateh al Sham (ex Al Nosra) habían lanzado una ofensiva de envergadura que les permitió romper el sitio impuesto a los sectores bajo su control por las tropas de Assad. Cada bando intenta sitiar y asfixiar al otro, sin éxito por el momento: los rebeldes lograron abrir una vía de acceso al sur a través del barrio de Ramusa y el régimen otra por el norte.

Pausa humanitaria. Los 28 países miembros de la Unión Europea (UE) reclamaron ayer "un cese inmediato" de los combates en Alepo, con la finalidad de no entorpecer la intervención de los servicios de socorro y la prosecución de las operaciones humanitarias. Rusia anunció estar dispuesta a instaurar "desde la semana próxima" una pausa humanitaria semanal de 48 horas que concierna tanto a los barrios del este de Alepo, bajo control rebelde, como a los del oeste, controlados por las fuerzas gubernamentales, utilizando dos rutas diferentes para el reabastecimiento. El anuncio fue saludado por el emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

Al mismo tiempo, "los aviones del régimen y rusos realizan decenas de ataques diarios sobre la provincia de Idleb y el oeste de la vecina provincia de Alepo para impedir el envío de refuerzos rebeldes al sur de la ciudad", dijo Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). "Los rebeldes pusieron todas sus fuerzas en los combates y las fuerzas del régimen están agotadas", agregó.

Según éste, a pesar de la ventaja que significa la aviación para el régimen y el apoyo aéreo ruso, los ataques "no parecen muy eficaces" puesto que se combate desde muy cerca. El régimen no logra quitarles sus posiciones a los rebeldes. Ayer, los bombardeos del régimen continuaban sobre los barrios del este de Alepo, donde 146 civiles, entre los cuales 22 niños, murieron desde el 31 de julio.

Desencadenado en marzo de 2011 por la represión contra manifestaciones pro-democracia, el conflicto en Siria se volvió muy complejo a causa de la intervención extranjera y el auge militar de los yihadistas. Esta guerra ha provocado más de 290.000 muertos y millones de personas han sido desplazadas de sus hogares. Aviones del régimen sirio bombardearon, por primera vez desde el comienzo de la guerra, varios sectores controlados por las fuerzas kurdas en Siria, que mantenían una posición neutral en el conflicto.

Comentarios