Edición Impresa
Domingo 20 de Enero de 2013

El negocio que debería quedar acá

Esos hinchas que sólo se dedicaron a violentar al otro en estos días, ¿realmente piensan en el beneficio para sus clubes?

Esos hinchas que sólo se dedicaron a violentar al otro en estos días, ¿realmente piensan en el beneficio para sus clubes? No, ni ahí. Y sino, basta repasar algunos números para entender que estos clásicos, que llevó adelante un empresario que nada  tiene que ver con la idiosincracia del fútbol rosarino para hacer su negocio, podrían ser año tras año, verano tras verano y hasta tal vez, invierno tras invierno, una fuente de ingresos importantísima para Central y Newell’s, que lo recibirían con los brazos  abiertos. Haciendo un cálculo a grosso modo, World Eleven debe recaudar sólo por entradas en cada uno de los partidos algo así como 2 millones de pesos por la venta de populares y unos 5 millones en concepto de plateas. O sea, en total unos 7  millones, que al cambio actual estaría cerca del millón y medio de dólares. Es más, el negocio mayor es jugar sin visitantes para poder vender toda la capacidad y no 10 mil entradas menos. La TV habría que ver qué extras aporta, y habrá que descontar  gastos en seguridad y diferentes aportes a la Municipalidad, Rosarina y otros, que no son tan importantes. Si a los clubes les quedaran cerca de 1 millón de dólares, ¿no sería casi como vender a un jugador y además con dinero cash? Los clásicos serían  una gran bendición para ellos si los organizaran. Eso es lo que todos deberían defender.

Comentarios