Escenario
Miércoles 11 de Mayo de 2016

El necesario regreso del humor a la pantalla chica

"Noticampi" acierta con sus personajes disparatados en un envío que, sin ser deslumbrante, sorprende por su formato breve.

A veces menos es más. Y en una televisión en la que el humor brilla por su ausencia, en el concepto más técnico del género, aparece un micro diario como "Noticampi" (lunes a viernes, 21.15, Canal 5) y sobresale. No porque sea una obra maestra, sino simplemente porque el formato, en clave de gag e imitaciones, es necesario en una tevé de aire en la que sobran malas noticias, programas chimenteros, panelistas que opinan de todo lo que no saben, sumado a Mirtha Legrand en una excesiva carga horaria semanal, y eso que todavía no arrancó Tinelli.

En este contexto, se insiste, Martín Campilongo, con sus personajes disparatados y logrados, surge como una opción saludable. Y una de los motivos del buen debut es la novedad del formato. Porque al ser un micro de 15 minutos le permite una dinámica atractiva y fresca. Sería insostenible el mismo programa con media hora de duración. Es que la tevé exige cada vez más envíos que se animen a algo distinto. Y la búsqueda de "Noticampi" merece rescatarse. Porque las imitaciones son acertadas, porque sus personajes son ingeniosos y porque se intenta que esas criaturas tengan la mayor actualidad posible y a la vez que tengan algo para decir.

A veces se logra y a veces no, pero desde la investidura del Papa Francisco, las puteadas de Enrique Pinti, la caricatura de Axel Kuschevatzky o desde el conductor Wilson Sampalonga, el único personaje propio del humorista, hay un contenido implícito. Una cierta mirada sobre el mundo, que sin necesidad de bajar línea, atraviesa el discurso de esas criaturas. Y está bien que así sea.

Como ejemplo, el tratamiento despiadado de algunos móviles en vivo se reflejó en esa infructuosa salida al aire de Carla Peterson (a la real), supuestamente desde Washington; y también en la nota a Carmen Barbieri (al personaje). En ambos casos, las estrellas abandonaron el móvil, otro típico recurso de estos tiempos en la tevé chimentera argentina.

Los 17.5 puntos de rating del debut, que le dejó una pantalla caliente ideal a "Educando a Nina", y que logró una de las mediciones más altas de la novela protagonizada por Griselda Siciliani, hablan por sí solos.

Campi se luce por su histrionismo natural y pese a que exageró un poco en la interpretación del periodista Horacio Pagani tiene recursos más que suficientes como para entretener al televidente a la hora de la cena. Bienvenida la risa a la tevé.

Comentarios