Información Gral
Viernes 18 de Noviembre de 2016

El narco "Mi Sangre" fue extraditado a EEUU

Henry de Jesús López Londoño fue embarcado en un avión privado que lo llevó a Fort Lauderdale (Florida), donde quedó detenido

El sindicado jefe narco colombiano Henry de Jesús López Londoño, alias "Mi Sangre", detenido en Argentina desde octubre de 2012, fue extraditado ayer a la mañana a Estados Unidos bajo un fuerte operativo de seguridad secreto.

Mas de cien efectivos de distintas fuerzas, dos helicópteros y una ambulancia, el sindicado capo narco fue subido a un avión privado contratado por la embajada de Estados Unidos y trasladado hacia el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el Estado de Florida, donde es investigado por la Justicia de ese país por narcotráfico.

En su cuenta oficial de Twitter, el Ministerio de Seguridad de la Nación aseguró que se trató de un operativo "exitoso" y que la extradición de López Londoño es "otro paso más para una Argentina sin narcotráfico".

"Mi Sangre" se encontraba alojado en un sector especial del pabellón 6 del Complejo Penitenciario I de Ezeiza, alejado del resto de la población penitenciaria, monitoreado las 24 horas, hasta cuando iba al baño.

"Tenía a su disposición un sector de cuatro celdas para él solo (cada celda mide 1,5 metro por 3 metro), más un salón de usos múltiples. La orden judicial era que no tuviera contacto con nadie", dijo a Télam un investigador, quien agregó que tenía el régimen de Resguardo de Integridad Física (RIF) que estipula 23 horas de encierro y una hora en el patio.

López Londoño fue despertado a las seis de la mañana e informado en ese momento de que iba a ser trasladado. "No entendía nada, no emitía sonidos", explicó el investigador, quien agregó que el último encuentro íntimo con su mujer había sido el martes.

De inmediato, lo sometieron a un examen médico de rutina para comprobar su estado de salud y luego lo dejaron bañarse y vestirse con un pantalón jean, zapatos, camisa y una campera deportiva liviana.

Las autoridades norteamericanas no le permitieron llevar ningún elemento personal, ni anillos, ni cadenas, ni cinturón, ni cordones, agregaron las fuentes.

Luego, lo obligaron a ponerse un casco, chaleco antibalas y cadenas en las muñecas y los pies y fue llevado desde su celda hasta el patio donde aterrizaron dos helicópteros de la Policía Federal. Desde allí lo trasladaron hasta el aeropuerto de Ezeiza, donde fue entregado a los marshall estadounidenses.

El avión privado despegó de Ezeiza a las 7.20 y aterrizó en el Estado de Florida. El reo fue llevado a un penal de máxima seguridad.

"En función del alto riesgo en términos de fuga que representaba el interno, incluyó un despliegue de elementos disuasivos y reactivos desde las primeras horas de la madrugada, que generó una esfera de seguridad del perímetro del complejo penitenciario y el aeropuerto, desde donde López Londoño partió con destino a los Estados Unidos de América", señaló un vocero penitenciario.

La Corte Suprema había confirmado el 13 de septiembre último la extradición de López Londoño a EEUU, donde se lo acusa de "conspiración para distribuir una sustancia controlada (cocaína), a sabiendas de que se importaría ilegalmente".

En una resolución de sólo tres carillas, en ese momento los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti no hicieron lugar a la petición de la defensa para rechazar la extradición y confirmaron la resolución de mayo del juez federal Sebastián Ramos.

Según la acusación, el ex líder de las Autodefensas Unidas de Colombia y sindicado integrante del cártel Los Urabeños dirigió entre 2006 y 2012 una organización dedicada al tráfico de cocaína hacia Estados Unidos, México y América Central, y al lavado de dinero producido por esa actividad ilegal.

López Londoño fue apresado el 30 de octubre de 2012 cuando cenaba junto a allegados y custodios en el restaurante Fettucine Mario, de Pilar, ya que pesaba sobre él un pedido de captura internacional por una causa en la que lo sindicaban como jefe del mencionado cartel.

Plan de fuga. El 2 de septiembre, se conoció un presunto plan del colombiano para fugarse de la cárcel de Ezeiza, que incluía el ataque de un grupo comando al penal, luego de que su abogada, María Gabriela Ricagno, pretendiese ingresar al penal de Ezeiza con un plano detallado de los terrenos de la cárcel.

En el croquis también figuraba la ubicación de comisarías y otras dependencias policiales próximas al penal, así como los barrios aledaños hasta el partido de Esteban Echeverría y una posible línea de fuga trazada en rojo hacia Cañuelas. También en su computadora había tomas aéreas del Google de la zona del penal (donde se ve claramente la pista abandonada del aeropuerto) y también de un campo cercano a Rosario.

Además, en la celda del preso se hallaron numerosas fotocopias de expedientes y dentro de ellas, en un hueco, un teléfono celular iPphone, dos chips y un módem portátil.

Por el hecho, se pasó a disponibilidad al director del penal de Ezeiza, Héctor Retamozo, y otros dos funcionarios que, se cree, tuvieron vinculación con el ingreso del teléfono y de los otros elementos hallados, mientras que se abrió una causa penal contra integrantes del Servicio Penitenciario.

Comentarios