mas
Domingo 22 de Mayo de 2016

El museo como una gran aula taller

El viernes inaugura una exposición que busca reflexionar sobre distintas instancias de formación en el arte contemporáneo.

El viernes inaugura una exposición que busca reflexionar sobre distintas instancias de formación en el arte contemporáneo

Un museo como un gran taller. Espacios múltiples puestos en funcionamiento en torno a la formación, el aprendizaje. El arte contemporáneo como objeto de estudio, pero en construcción. Ejercicios. Formación, aprendizaje e intercambios en el arte contemporáneo es la muestra que propone el museo Macro (Oroño y el río), a partir del viernes a las 18.30, cuando comience un recorrido guiado por los siete pisos del ex silo Davis.

La experiencia está pensada como una suerte de línea en el tiempo. Algo así como una búsqueda a través de la temporalidad para rescatar espacios de reflexión en torno al aprendizaje y a la producción del arte contemporáneo en Rosario.

En el montaje jugará la propia estructura del museo que permite cortes entre piso y piso, en una escalada entre la historia y las modalidades de los casos expuestos y que culminará con la participación de Foto Crazy, un colectivo artístico que trabaja en la cárcel, premiado en el último Salón Nacional del Museo Castagnino.

La idea de esta particular muestra comenzó a gestarse el año pasado, durante otra exposición que apuntaba a espacios autogestivos. En esa sintonía, "el museo está interesado en visibilizar distintos espacios, situaciones y momentos del campo del arte contemporáneo en Rosario y, en consonancia con la realización de Ciudades Educadoras, nos pareció oportuno plantear cómo los artistas generan espacios de aprendizaje, espacios que son diferentes a otras disciplinas. La propuesta busca realizar un primer acercamiento sobre la cuestión, plantear algunos casos", explica la artista y diseñadora Georgina Ricci, integrante del equipo Castagnino macro.

Escalón por escalón

En la planta baja, una obra de Noemí Escandell funcionará como llave iniciática de la muestra-taller. "Ella y su obra son una referencia. Cuando nos reunimos, una frase que nos dijo bien podría ser un tatuaje para imprimir sobre «el cuerpo» de la muestra: «Al alumno no hay que enseñarle, hay que contagiarlo». Su práctica como docente es como una gran performance", explica Ricci. La pieza que se expondrá, Estructura primaria, oficiará como inicio de la supuesta línea de tiempo.

En el primer piso, un formador de formadores: Juan Grela. Ricci apunta que el artista si bien está considerado dentro del modernismo, formó a muchos de quienes luego han influido en Rosario en el aprendizaje del arte contemporáneo. Su taller fue un espacio de formación, al que no sólo se asistía en términos formales. "El taller de Grela tiene hoy mucha riqueza en torno a la pedagógico, había un programa, no era sólo un lugar adónde se iba a aprender", destaca Ricci. Se expondrán cuadernos, libros, audios y videos de entrevistas a sus alumnos: Perassi, Ghilioni, Puzzolo.

Luego, en el segundo piso, otro hito en la formación del arte contemporáneo en la ciudad: El Taller de Arte Experimental (TAE), un espacio mítico de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Rosario que funcionó entre 1985 y 2002. Con la reforma del plan de estudios de la carrera a principios de los 80, en plena recuperación democrática en el país, se propuso una materia nueva: el Taller de Arte Experimental, de primero a quinto años de la cursada. Era una materia que integraba todas las asignaturas de un mismo curso y buscaba "hacer posibles todas las experiencias individuales y de conjunto" que definieran "la libre expresión de los integrantes de cada uno de los niveles". La exposición que se presentará ahora en el museo quiere recuperar la experiencia y reunir sus registros dispersos. Se exhibirán programas de la carrera, documentación y registros de eventos, además de videos testimoniales.

"Hacía tiempo que queríamos trabajar en torno al TAE, ese momento que fue el retorno a la democracia, y poder reflexionar en torno a cómo fue pensar el arte entonces. El TAE fue clave porque desarmó el academicismo, y ese espíritu se extiende hasta hoy en la Escuela", señala Ricci.

"Un triángulo y una calavera", el taller que llevan adelante Pauline Fondevila y Silvia Lenardón, ocupará el tercer piso del Macro. Ricci explica las razones sobre por qué invitan a este taller en particular: trabajan con la colección del museo Castagnino macro. "Miran para atrás —comenta— es un lugar de aprendizaje donde la exhibición, el museo, forma parte de ese proceso".

La fotografía tendrá su lugar en el cuarto piso. Andrea Ostera llevará su taller "Mirar, hacer, decir. Conversaciones sobre fotografía contemporánea". La propuesta para el Macro es room, una exhibición que se desplegará en dos espacios: uno real, la sala del museo; y otro virtual, que incluye un blog del taller, un grupo de Facebook para compartir información y una cuenta de Instagram que expondrá fotografías de autores rosarinos. En este piso también participarán la Escuela de Experimentación en Cine y Fotografía (programa Ceroveinticinco) y Retorno Analógico, el taller de fotos de la Escuela Musto.

El quinto piso se transformará en un aula, será un espacio para encuentros, charlas, conversaciones y talleres que se desarrollarán entre junio y julio (ver aparte).

Claudia del Río presentará "Ministerio de la vida abundante", en el sexto piso. Ricci ubica la propuesta de formación de Del Río, al igual que la de Ostera, como instancias experimentales. "Dan una vuelta de turca, mientras trabajan se preguntan sobre la acción, cada una con respuestas diferentes participan en la formación a través de espacios reflexivos y de experimentación", advierte.

Y en el piso siete, Foto Crazy expondrá parte de su experiencia. Proyecto ganador del premio estímulo Fundación Castagnino en el Salón Nacional de Rosario 2015, es un grupo interdisciplinario que trabaja en la cárcel de Piñero, desde 2012. Fotografía, escritura y arte se mezclan entre el afuera y el adentro.

Ejercicios. Formación, aprendizaje e intercambios en el arte contemporáneo inagurará el viernes próximo, a las 18.30, con un recorrido por cada piso de la muestra y a las 20.30 una performance de Foto Crazy sorprenderá a más de uno.

Comentarios