La ciudad
Miércoles 03 de Agosto de 2016

El municipio ratificó la caducidad de la habilitación

La Municipalidad recibió ayer a un grupo de vecinos de Alem al 2900, damnificados por la explosión del Laboratorio Apolo.

La Municipalidad recibió ayer a un grupo de vecinos de Alem al 2900, damnificados por la explosión del Laboratorio Apolo. Las autoridades municipales ratificaron la caducidad de la habilitación de la fábrica de suero fisiológico siniestrada y abrieron un canal de diálogo formal con los habitantes de barrio Tablada.

"La idea que les transmitimos es que ante la menor sospecha de algún movimiento en la zona, algo irregular, que nos avisen así actuamos de inmediato con nuestros inspectores", precisó Pablo Javkin, secretario General de la Intendencia.

Javkin, junto al secretario de Gobierno, Gustavo Leone, informó a los vecinos que el municipio ya comunicó de la caducidad de la habilitación de Apolo a la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Aguas Santafesinas (Assa) y Litoral Gas, para que corten los servicios al inmueble siniestrado.

Lo propio se hará con los responsables de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), organismo encargado de controlar la calidad de los medicamentos e insumos médicos.

Además, el Ejecutivo dejó una copia a los vecinos de la denuncia efectuada ante la Justicia Federal, ante las irregularidades detectadas por parte de la conducción de la compañía, como el contrabando de suero desde Paraguay y otras operaciones sospechosas posiblemente relacionadas con el tráfico de drogas como efedrina.

"En el barrio hay mucha preocupación por lo que pasó y por lo que puede ocurrir ya que hay sospechas de movimiento en locales aledaños a donde se produjo la explosión. Ratificamos el compromiso de controlar que no se viole la caducidad y que no se vuelva a producir", agregó Javkin.

Comentarios