El Mundo
Miércoles 08 de Marzo de 2017

WikiLeaks filtra cómo la CIA espía a través de iPhone, Android o smart TV

Según el portal de Julian Assange, la agencia "perdió recientemente el control de la mayoría de su arsenal de ciberataque".

El portal de filtraciones WikiLeaks, que dirige el ciberactivista Julian Assange, difundió ayer detalles de un programa encubierto de pirateos informáticos de la CIA estadounidense, como parte de una serie en siete entregas que, adelantó, será "la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia". En los documentos, publicados bajo el título "Vault 7" (Bóveda 7), también se presentarían vulnerabilidades de smartphones, computadoras y aparatos electrónicos, así como herramientas utilizadas por los hackers (ciberespías). WikiLeaks tenía previsto realizar una rueda de prensa a través de Internet para presentar su proyecto "Vault 7", pero posteriormente anunció en la red social Twitter que sus plataformas habían sido atacadas y que intentará comunicarse más tarde.

En un comunicado, el australiano, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, dijo que la filtración de ayer es "excepcional desde una perspectiva legal, política y forense". Según Assange, "hay un gran riesgo de proliferación en el desarrollo de armas cibernéticas", que resulta de la incapacidad de las agencias de seguridad para controlarlas una vez las han creado y su "alto valor de mercado". Según explica WikiLeaks, esta primera entrega, llamada "Year Zero" y en la que se exponen los sistemas de "hacking" (pirateo), software malicioso y armas cibernéticas empleadas por la agencia de espionaje estadounidense, comprende 8.761 documentos y archivos, procedentes de "una red aislada y de alta seguridad situada en el centro de inteligencia cibernética de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) en Langley, Virginia".

Software malicioso

El portal señala que obtuvo los documentos de una persona que tuvo acceso a ellos cuando la CIA perdió el control informático sobre los mismos. WikiLeaks explica que recientemente "la CIA perdió el control sobre la mayor parte de su arsenal de «hacking», incluido software malicioso, virus, troyanos, ataques de día cero, sistemas de control remoto de software malicioso y documentos asociados".

Esta colección de "varios cientos de millones de códigos" dan a su poseedor "la capacidad de «hacking» íntegra de la CIA", asegura en su comunicado. La colección llegó a manos de antiguos "hackers" del gobierno y otros agentes de manera "no autorizada", y uno de ellos "proporcionó a WikiLeaks porciones del archivo". Entre el arsenal que utilizaría la CIA habría software malicioso, virus y troyanos con los que se podrían espiar iPhones, aparatos de Android y computadoras con Windows. Además, mediante un software especial se habría convertido un determinado modelo de televisión de Samsung en un micrófono oculto. En el ataque con un programa denominado "Weeping Angel" (Angel llorón) el aparato parece estar desconectado, pero la televisión graba conversaciones y las envía al servidor de la CIA.

WikiLeaks señala que la CIA ha ido aumentando sus capacidades en la lucha cibernética hasta rivalizar "con menos transparencia" con la NSA, la otra agencia de seguridad estadounidense. El portal también revela que, además de su centro en Langley, la CIA utiliza el consulado de EEUU en Frankfurt "como una base encubierta para sus «hackers» en Europa, Medio Oriente y Africa".

WikiLeaks dice que, al difundir toda esta documentación, tomó cuidado de no distribuir "armas cibernéticas cargadas" hasta que "emerja un consenso sobre la naturaleza política y técnica del programa de la CIA y de cómo tales «armas» deben ser analizadas, desactivadas y publicadas". Assange dirigió la difusión de "Vault 7" desde su residencia en la embajada de Ecuador en Londres, donde se refugió el 19 de junio de 2012 para evitar su extradición a Suecia, que le reclama para interrogarle sobre un delito sexual que él niega haber cometido. Assange teme que ese país pueda entregarle a su vez a Estados Unidos, que le investiga por las revelaciones de su portal en 2010, cuando difundió cables diplomáticos confidenciales estadounidenses. Un especialista que examinó los documentos, Jake Williams, fundador de Rendition Infosec, dijo que parecían auténticos. Diversos expertos coincidieron en que la revelación estremecería a las filas de la agencia de espionaje estadounidense. "Estoy seguro de que están sonando las alarmas ahora en la CIA", opinó Williams. "No me sorprendería para nada que mucha gente está cambiando de carrera, o inclusive concluyendo su carrera, en estos precisos momentos".

Si resultan auténticos, su revelación significará un nuevo golpe catastrófico para la inteligencia estadounidense por parte de WikiLeaks y sus aliados, que han humillado reiteradamente a Washington con la publicación de documentos confidenciales incluso del Departamento de Estado y el Pentágono. Williams, quien tiene experiencia con hackers antigobierno, dijo que las numerosas menciones a seguridad operacional en los documentos indican que muy probablemente son documentos oficiales. "No se me ocurre cómo alguien pudo haber inventado un texto con tantas menciones a la seguridad operacional", dijo Williams. "A mí me parecen veraces". "La única gente que habla así es gente que trabaja con hackings a nivel de gobiernos nacionales", agregó.

Comentarios