El Mundo
Sábado 01 de Abril de 2017

Violentos disturbios e incendios en el Congreso de Paraguay por una polémica enmienda

Se produjeron después de que un grupo de senadores votara en secreto un proyecto de ley que habilita la reelección presidencial.

Luego de que una mayoría de senadores paraguayos aprobara ayer una polémica enmienda constitucional que permitiría la reelección presidencial, manifestantes entraron al Congreso y provocaron un incendio en el recinto legislativo. Las protestas, las peores desde que asumió el presidente Horacio Cartes en 2013, estallaron luego de que 25 senadores _entre oficialistas y aliados al gobierno_ aprobaron el proyecto de reelección en un sorpresivo encuentro celebrado en una oficina del Congreso, a puertas cerradas, tras modificar el reglamento que prevé una mayoría de al menos 30 votos para poderla llevar a término.

   Los manifestantes fueron posteriormente desalojados y se pudo controlar el incendio que se había desatado en el primer piso. Un portavoz de los bomberos, capitán Ricardo Valdez, afirmó que la situación estaba anoche bajo control y el fuego, en camino de ser extinguido. No hubo que lamentar víctimas fatales.

   Los 25 senadores que promovieron la enmienda —calificada como "ilegal" por uno de los legisladores que se opone al proyecto— se reunieron en una sesión extraordinaria sin el resto de los 45 miembros de la cámara y a pesar de la oposición del presidente del cuerpo legislativo. En la reunión hubo congresistas del oficialista Partido Colorado y de las agrupaciones opositoras Frente Guasú, Avanza País, Unión Nacional de Ciudadanos éticos y del Partido Liberal Radical Auténtico.

   De aprobarse en instancias posteriores —Cámara de Diputados y un referéndum convocado por la Justicia Electoral— la enmienda permitiría la reelección consecutiva o alternada de un presidente, por lo que el actual mandatario Horacio Cartes o cualquier otro jefe de Estado previo quedarían habilitados para pugnar por otro mandato en las elecciones generales de abril de 2018.

   Ayer por la tarde, agentes policiales antimotines apoyados por carros hidrantes dispersaron a un grupo de manifestantes con chorros de agua y disparos de rifles con balas de goma. La protesta se llevó a cabo frente al Congreso y criticaba la enmienda. Tiempo después se informó que manifestantes invadieron el primero de los tres pisos del Congreso, sobrepasando a los policías, que no portaban armas de fuego. Quienes protestaban prendieron fuego a papeles y sillas, el incendio se dispersó por toda la planta y llegaron bomberos para remediar la situación.

   La sesión de aprobación de la sanción se llevó a cabo en una oficina de la alianza opositora Frente Guasú y fue dirigida por el oficialista Julio César Velázquez. El mismo grupo modificó el martes pasado el reglamento interno de la cámara para permitir que cualquier proyecto de ley se analizara rápidamente. Sin embargo, el reglamento anterior sólo autorizaba al presidente de la cámara a disponer discrecionalmente cuándo enviaría cualquier proyecto a los 45 miembros del Senado.

   La reunión no pudo llevarse a cabo en la sala formal y amplia del cuerpo legislativo porque en ella estaban el presidente, Robert Acevedo, y el vicepresidente primero, Eduardo Petta, que horas antes rechazaron el pedido de sesión extraordinaria para analizar el proyecto de enmienda. De hecho, Acevedo presentó el jueves una acción de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema contra el cambio de reglamento ocurrido el martes. La Corte no tiene fecha límite para pronunciarse al respecto.

   La Constitución que está vigente actualmente en Paraguay no permite la reelección presidencial desde el año 1992.

Comentarios