El Mundo
Miércoles 03 de Mayo de 2017

Venezuela se muestra escéptica ante la Constituyente que impulsa Maduro

La oposición la rechaza de manera total, como una maniobra para evitar elecciones libres con voto universal y secreto, que el chavismo hoy perdería.

Los opositores venezolanos bloquearon ayer calles y avenidas de Caracas y otras ciudades, en rechazo a la convocatoria del presidente Nicolás Maduro a una asamblea constituyente mediante un procedimiento inusual, que elude el voto secreto y universal y lo sustituye por otro de tipo corporativo. La jugada de Maduro desvanece aún más el objetivo opositor de lograr unas elecciones generales adelantadas y a la vez agudiza la grave crisis política que sacude al país. No faltaron además los pronunciamientos internacionales en contra de la particular convocatoria hecha por el chavismo.

Acosado tras un mes de marchas que exigen elecciones generales, Maduro convocó a una "Constituyente popular", cuyos 500 miembros no serán elegidos por sufragio universal, sino por sectores sociales y por "comunidades", todos, se supone, afines al oficialismo. Aunque ayer el gobierno en el decreto de convocatoria se ampara en tres artículos de la Constitución vigente, de 1999 y diseñada por Hugo Chávez, es evidente que la Carta Magna vigente no prevé el mecanismo invocado por Maduro en cuando deja de lado el padrón electoral y el voto secreto y universal.

Ante este el nuevo escenario, la oposición rearma a las apuradas su estrategia: el Parlamento, único poder que controla, denunció la decisión y anunció acciones para aumentar la presión internacional contra el gobierno y convocó a una "mega marcha". Pero el cansancio se hace sentir en las filas opositoras, luego de un mes de "calle", y una dura represión que ha dejado 31 muertos y cientos de presos. Ayer, el llamado a "trancar" las calles y avenidas fue activo, pero sin la asistencia masiva de marchas anteriores. Sin embargo, los jóvenes siguieron presentes y enfrentaron a la temida Guardia Nacional.

"Lo que pretende Maduro es concentrar el poder y aniquilar las elecciones democráticas", denunció en la Asamblea Nacional el jefe del Legislativo, Julio Borges. Y el líder opositor Henrique Capriles y otros dirigentes llamaron a seguir en la "calle". "Maduro consolida un golpe de Estado", afirmó Capriles, uno de los líderes más populares. Cacerolas, bocinas y cornetas sonaron en la madrugada y ayer temprano en Caracas, donde grupos de manifestantes bloquearon calles y avenidas. En La Urbina (este de Caracas) hubo un tiroteo, luego de que militares dispersaron una protesta. Se sospecha de la intervención de los "colectivos", los grupos armados ilegales que financia el chavismo. "Esa Constituyente que anuncia Maduro es una manipulación para huir de elecciones", señaló Raúl Hernández, un universitario de 22 años en un bloqueo en una avenida de Caracas.

Aunque una Constituyente se convoca para redactar una nueva Carta Magna, Maduro aseguró que "reforzará" la Constitución chavista de 1999 para "profundizar la revolución". Pero la retórica de Maduro es imprecisa. Aún no está claro qué pasará con el calendario electoral, pero todo apunta a que la convocatoria a Constituyente postergará o anulará ese calendario, de por sí ya postergado. Están pendientes las elecciones de gobernadores, que debieron hacerse en 2016 pero se postergaron sin fecha, y las de alcaldes, que deberían hacerse este año. Por último, en el horizonte asoman las presidenciales, a fines de 2018. Como el chavismo no convoca a elecciones desde que perdió las parlamentarias nacionales en diciembre de 2015, la sospecha generalizada es que convoca a una elección de constituyentes amañada. "Es una medida desesperada de un gobierno que sabe que no puede llamar a elecciones porque va a perder y recurre a la polarización", señaló Diego Moya-Ocampos, del Country Risk de Londres, al referirse a que más de 70 por ciento de los venezolanos rechazan la gestión de Maduro.

Maduro enviará al organismo electoral las bases de la elección de los constituyentes, buena parte de los cuales saldrán de esas "estructuras comunales" dominadas por el gobierno. "No será una Constituyente de partidos políticos ni de élites, sino obrera, comunal, campesina", afirmó Maduro. Lo cierto es que no será por sufragio universal y secreto, lo que da razón a las críticas de opositores y juristas. Según el constitucionalista José Ignacio Hernández, Maduro busca "garantizar el control" de la Constituyente y "consolidar la usurpación de funciones" del Parlamento, pues cuando esté instalada la Constituyente estará por encima de todos los poderes del Estado..

Fuerte reacción internacional

Estados Unidos acusó al presidente de Venezuela de "cambiar las reglas del juego" y advirtió que podría estudiar nuevas sanciones a sus funcionarios.La canciller argentina Susana Malcorra dijo que la situación "es muy peligrosa", y que la convocatoria "pareciera que echa más nafta al fuego. Nos parece que tanto el gobierno como la oposición deben lograr un canal de mediación con objetivos y compromisos clave a fin de avanzar en una agenda común, que es muy simple: la de cumplir con el proceso electoral", definió en el canal TN. Precisó que "los gobernadores debieron ser elegidos el año pasado y no lo fueron, así que hay que hacer eso; luego las elecciones comunales; y hacia fines del año próximo, las presidenciales". Sobre la convocatoria de Maduro, Malcorra consideró que por "cómo están dadas las circunstancias, es casi como echar nafta al fuego. Pareciera que está doblando la apuesta y no está pensando en que los que se mueren en la calle".Brasil calificó la jugada de Maduro de un "golpe" y Luis Almagro, secretario general de la OEA, de "fraudulenta".

Un minuto de silencio que dio que hablar

El minuto de silencio espontáneo de los jugadores de los equipos de fútbol Deportivo Lara y Deportivo Anzoátegui dio la vuelta al mundo. A partir de la negativa del árbitro a ordenar el silencio por las víctimas de la represión, los jugadores decidieron hacerlo igualmente luego del pitazo inicial. Los relatores del canal TLT no mencionaron la situación y sus cámaras no mostraron la protesta silenciosa, lo que demuestra el control que ejerce el gobierno.

Comentarios