El Mundo
Viernes 19 de Mayo de 2017

Una conversación con efecto letal sobre un gobiernoque ya venía debilitado

Los audios que fueron una verdadera bomba atómica para el presidente Michel Temer lo muestran avalando el soborno de un empresario a un testigo en la investigación del mayor escándalo de corrupción del país, el Lava Jato. Ayer los divulgó la Corte Suprema.

Los audios que fueron una verdadera bomba atómica para el presidente Michel Temer lo muestran avalando el soborno de un empresario a un testigo en la investigación del mayor escándalo de corrupción del país, el Lava Jato. Ayer los divulgó la Corte Suprema.

La grabación se hizo el pasado 7 de marzo a las 22.30. El empresario Joesley Batista, uno de los dueños del mayor frigorífico del país, JBS, entró en el Palacio de Jaburu, residencia del presidente de Brasil. Batista escondía un grabador. Fueron en total 40 minutos los que compartió con Temer, que quedaron registradas en el grabador oculto. En un momento, el dueño del frigorífico JBS le admitió a Temer que estaba entregando dinero a Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados e impulsor del impeachment a Dilma Rousseff el año pasado y preso por corrupción, para que no revelara información que pudiera complicar a Temer. Este se mostró satisfecho y le comentó: "Tiene que mantener eso (los pagos), ¿vio?". Batista: "Todos los meses trato de mantener las cosas bajo control, estoy en esas. Y con todo ese proceso, estoy también en una situación medio comprometedora". Batista también le dice a Temer: "Logré poner un fiscal dentro del equipo de investigaciones que me está dando información; me estoy defendiendo". Temer responde: "Claro". Un fiscal, Angelo Goulart, fue detenido ayer por ser corrompido por la empresa JBS.

El diálogo sigue con la intervención de Batista, quien solicita ayuda para resolver algunos "problemas" de su empresa. La empresa pagaba semanalmente casi 160 mil dólares, a cambio de que el gobierno le solucionara esos "problemas", tales como evasión de impuestos. "Hable con Rodrigo Rocha Loures", le dice Temer. "¿Puedo hablar de todo con él?", pregunta Batista. "De todo", le responde el presidente. Rocha Loures es hombre de confianza del presidente. Fue jefe de Relaciones Institucionales de la vicepresidencia. Después del impeachment de Rousseff, se convirtió en asesor del nuevo mandatario y en marzo volvió a la Cámara. Batista presentó además un video en el que se ve a Rocha recibiendo 500.000 reales (unos 160.000 dólares), según las investigaciones de O Globo.

Comentarios