El Mundo
Sábado 27 de Mayo de 2017

Un G7 dividido muestra unidad frente a la lucha contra el terrorismo

Piden que Internet elimine los contenidos extremistas. Aún no hubo acuerdo sobre el cambio climático y comercio por reticencias de Trump.

La cumbre del Grupo de los Siete (G7) que ayer arrancó en la localidad siciliana de Taormina intentó mostrar unidad en la lucha contra el terrorismo, a pesar de las diferencias que existen con el presidente estadounidense, Donald Trump, en cuestiones como el comercio o el cambio climático. Los países del grupo —Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Alemania, Francia, Canadá y Japón— firmaron ayer una declaración sobre la lucha contra el terrorismo, en respuesta al atentado que el lunes dejó 22 víctimas mortales en la localidad británica de Manchester.

   La premier británica, Theresa May, agradeció a sus homólogos el apoyo recibido tras el ataque yihadista y subrayó la importancia de que el G7 muestre su firme determinación para garantizar el uso de "toda herramienta disponible para luchar contra el terrorismo y proteger" a la población. El G7 llama a las compañías de Internet que "aumenten sustancialmente" sus esfuerzos contra la propaganda terrorista en la web, dice la declaración suscrita. Además, promete "llevar la lucha contra el terrorismo al más alto nivel" y mejorar el intercambio de la información de inteligencia, así como actuar con mayor firmeza para cortar las "fuentes y canales de financiación de los terroristas".

Control migratorio

En tanto, en el borrador de conclusiones se endurece el tono respecto a la migración, reflejando los puntos de vista de Estados Unidos y el Reino Unido. "Reiteramos el derecho soberano de los países a controlar sus fronteras y establecer límites claros a los niveles netos de migración, como elemento esencial de su seguridad nacional y su bienestar económico", dice el texto, con un lenguaje que refleja las posiciones de los nuevos gobiernos de Washington y Londres.

   El anfitrión de la cumbre, Italia, vive desde hace tiempo una ola migratoria que llega a sus costas a través del Mediterráneo, procedente principalmente desde Libia. Por eso quería que la migración ocupase un lugar relevante en la agenda de la cumbre de Taormina, aunque pedía políticas más liberales en esta cuestión.

   Algunas ONG criticaron a Trump por endurecer el tono del G7 respecto a la migración. "Si se confirma este texto corto de miras y regresivo, el G7 podría perder credibilidad. La falta de visión de un líder no debe reducir las capacidades del resto del G7 para afrontar sus responsabilidades en el mundo", afirmó Friederike Roeder, de la ONG One.

   La cumbre aborda también cuestiones centrales como el comercio y la lucha contra el cambio climático, temas en los que las posturas de Trump lo han enfrentado con el resto de líderes. "Todavía estamos trabajando" en el contenido sobre comercio de la declaración final, "pero parece que las discusiones directas de ayer revelaron puntos de vista comunes sobre los que podemos trabajar", dijo el premier italiano y anfitrión de la cumbre, Paolo Gentiloni. "Tendremos un debate muy polémico sobre comercio", había afirmado previamente el asesor económico de Trump, Gary Cohn, según el cual es importante que haya reglas de juego justas.

   El inicio de esta primera jornada de la cumbre se vio ensombrecido por unas polémicas declaraciones sobre Alemania realizadas por Trump la jornada previa en Bruselas. Durante una reunión el jueves con la cúpula de la Unión Europea, Trump calificó de "very bad" (muy malo) el superávit comercial de Alemania, crítica que provocó malestar en Berlín. Tanto Washington como Bruselas confirmaron que se emplearon esas palabras, pero Cohn aseguró que el presidente estadounidense no tenía ningún problema con los alemanes pero sí con el comercio alemán. Estados Unidos ya utilizó en marzo el foro del G20 para poner en evidencia el abandono de su tradición de abanderado del libre comercio.

   En cuanto a la lucha contra el cambio climático, las posiciones siguen estando divididas. El mandatario italiano, Gentiloni, apuntó que "la situación sigue en suspenso", ya que Trump todavía no decidió si sacará a su país del Acuerdo del Clima de París. Según el asesor económico de Trump, el presidente considera que el Acuerdo de París es "injusto" y perjudicial para el desarrollo de la economía estadounidense. Además, aseguro que hay que deshacerse de reglamentos que entorpezcan el crecimiento.

   En cuanto a Corea del Norte, otro de los temas candentes en la política internacional, Trump y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, acordaron incrementar las sanciones a Pyongyang ante la preocupación que provoca su programa de armamento nuclear. Washington y Tokio trabajarán para identificar a las "entidades que apoyan los programas nuclear y de misiles balísticos" e imponer nuevas sanciones, señaló la Casa Blanca en un comunicado emitido tras el encuentro bilateral. Las conversaciones del G7 se están llevando a cabo en medio de fuertes medidas de seguridad. Mientras que los líderes se reúnen en Taormina, los periodistas y expertos se encuentran en la cercana Giardini Naxos.


Comentarios