El Mundo
Jueves 15 de Junio de 2017

Un detractor de Trump abrió fuego contra legisladores republicanos

El líder de la Cámara de Representantes, Steve Scalise, resultó herido de gravedad. Otras cuatro personas fueron heridas y el agresor, abatido.

Un hombre crítico del presidente Donald Trump abrió fuego ayer con un rifle contra legisladores republicanos que jugaban al béisbol, baleando a un importante congresista y a otras cuatro personas antes de ser herido de muerte en un enfrentamiento a tiros con policías, informaron autoridades, en un hecho que impactó a Estados Unidos. Colegas contaron que el legislador herido, el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes Steve Scalise, se arrastró dejando una huella de sangre sobre el césped hasta lograr salir de la cancha de béisbol. Fue trasladado a un hospital donde fue operado y donde quedó en "estado crítico", según informó el centro médico. Antes de ser operado, la oficina del congresista por Louisiana, de 51 años y el tercer republicano de mayor rango en Diputados, había dicho en un comunicado que la herida había sido en la cadera y que el legislador se encontraba de buen ánimo y había hablado por teléfono con su mujer.

El agresor, James T. Hodgkinson, de 66 años y natural del Estado de Illinois, fue baleado por policías y murió en el hospital después de iniciar el tiroteo a las 7 de la mañana en un encuentro, cerca de Washington, de más de un veintena de miembros republicanos del Congreso que entrenaban para un partido de béisbol benéfico con los demócratas.

En el caos y la confusión tras los primeros disparos, colegas trataron de ayudar a Scalise mientras otros legisladores y asesores huían despavoridos para salvar sus vidas, contaron algunos de los congresistas presentes. El atacante, que trabajaba de inspector de viviendas, había tenido varios problemas con la ley en años recientes y pertenecía a un grupo de Facebook llamado "Liquidar al Partido Republicano" desde el cual vertía duras críticas contra Trump. Poco después del tiroteo, el senador Bernie Sanders, ex precandidato presidencial demócrata en 2016, dijo desde el Senado que al parecer el agresor había sido voluntario de su campaña, al tiempo que condenó su ataque "en los términos más fuertes posibles".

Oficiales de la policía del Capitolio que custodiaban a Scalise hirieron al agresor, quien fue inicialmente detenido y murió después en el hospital por sus heridas, anunció Trump en una breve comparecencia desde la Casa Blanca. El presidente llamó a la unidad política y alabó la labor de los policías del Capitolio, encargados de la seguridad del Congreso y que hacen de guardaespaldas de los miembros de mayor rango. "Podemos tener nuestras diferencias, pero en tiempos como estos nos viene bien recordar que todos los que sirven en nuestro Capitolio están ahí porque aman su país. Somos más fuertes cuando estamos unidos y cuando trabajamos juntos por el bien común", dijo el presidente en su declaración.

Dos asesores de congresistas republicanos, Zachary Barth y Matt Mika, que entrenaban en un campo de béisbol en un plácido vecindario de Alexandria, Estado de Virginia, recibieron también impactos de bala, mientras que dos miembros de la seguridad del Capitolio resultaron heridos al responder al atacante.

El hecho de que Scalise, por su rango, contara con protección de policías armados pudo haber sido esencial para evitar que Hodgkinson pudiera acabar con la vida de alguien. El jefe de policía de Alexandria, Michael Brown, aseguró que los agentes de esta localidad vecina a Washington recibieron las primeras llamadas del tiroteo nueve minutos después de las 7 de la mañana y se personaron en la zona en tan solo tres minutos. Congresistas que estaban preparando el partido benéfico de hoy contra los demócratas, una de las pocas muestras de unidad bipartidista en Washington, indicaron que el tirador siguió disparando tras alcanzar a Scalise, que se arrastraba para alejarse de los continuos disparos cerca de donde se encontraba.

Una vez que el fuego cruzado cesó, los propios participantes acudieron al auxilio de los heridos aplicando torniquetes, hasta que las ambulancias y un helicóptero completaron la evacuación. En una declaración en el pleno del Senado, el senador Sanders confirmó que el atacante fue voluntario en su campaña y se declaró "asqueado" por un suceso que calificó de "despreciable".

Testigos indicaron que antes de comenzar el tiroteo, Hodgkinson preguntó en el centro deportivo de Eugene Simpson si los que entrenaban eran republicanos. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) tomó el liderazgo en la investigación del suceso debido a que afectó a miembros del Congreso. Según el congresista Mo Brooks, presente en el entrenamiento, Scalise, que se encontraba en la segunda base, fue alcanzado por una bala, se desplomó e intentó huir de la lluvia de disparos arrastrándose por el césped.

El tiroteo de ayer recuerda el ocurrido en enero de 2011 en un acto político en Tucson, en Arizona, donde murieron seis personas y resultó herida de gravedad la congresista demócrata Gabrielle Giffords, quien luego se convirtió en una activista del control de armas en el país.

Durante la jornada, tres personas murieron en un tiroteo en un edificio de la empresa de mensajería UPS en San Francisco, donde un hombre ingresó a los tiros y luego se suicidó. Un vocero policial dijo que se trató de "una tragedia terrible", pero aseguró que no hay indicios de que el incidente tenga trasfondo terrorista. El hombre ingresó al edificio vistiendo un uniforme de UPS y disparó varios tiros, que impactaron en seis personas, de las cuales tres perdieron la vida.

Con un fusil. El FBI recaba pruebas tras el tiroteo en Alexandría, a pocos kilómetros de Washington.

Comentarios