El Mundo
Martes 04 de Abril de 2017

Un atentado en el subte de la segunda ciudad de Rusia causa una matanza

El ataque dejó al menos 11 muertos y 47 heridos. Neutralizaron una segunda bomba en un lugar cercano. Buscan a extremistas islámicos

Al menos 11 personas murieron y 47 resultaron heridas en un atentado terrorista en el metro de San Petersburgo, la segunda ciudad de Rusia, mientras las autoridades neutralizaron a tiempo otra bomba en otra estación del mismo tren. Inicialmente se descartó la hipótesis de un kamikaze, pero luego se reabrió. Se buscaba a dos hombres de Asia Central. El presunto kamikaze era señalado como un joven de 22 años de Kasajistán, un radical islámico. Antes, el presunto autor del atentado era señalado como un joven ruso islámico. Pero horas más tarde el joven, que había quedado registrado en las cámaras de seguridad, se presentó en una comisaría, alegando su inocencia. El grupo terrorista Estado Islámico (EI) había llamado a atacar Rusia a raíz de su apoyo militar al presidente sirio Bashar Assad.

La explosión tuvo lugar mientras el tren circulaba entre las estaciones del Instituto Tecnológico y la de Sennaya, una línea muy frecuentada que atraviesa el centro de la segunda ciudad de Rusia. "Se abrió una investigación por acto terrorista", indicó inicialmente el comité de investigación ruso, precisando que los investigadores examinarán "todas las otras pistas posibles". Más tarde se conocieron imágenes de un joven de barba, al que las cámaras de seguridad registraron en el vagón atacado. Era intensamente buscado por policías y servicios de inteligencia rusos. Pero por la noche el joven se presentó en una comisaría de la ciudad y adujo su total inocencia. Su "look" islámico lo hizo el sospechoso perfecto.

¿De Kasajistán?

Pero para entonces tomó fuerza otra hipótesis. Uno de los autores del atentado procedería de Asia Central, según versiones de prensa que no descartaban la hipótesis de un atacante suicida."Hay una versión según la cual la bomba fue transportada por un atacante suicida", dijo una fuente de seguridad a la agencia Interfax.

Los datos con que se contaba hasta anoche permitían afirmar que hubo un hombre de 22 años de procedencia asiática, conectado con grupos extremistas islámicos involucrado en el ataque. La agencia estatal de noticias Tass citó una fuente no identificada diciendo que también hubo una mujer de la misma procedencia involucrada en el hecho. En tanto, las autoridades siguen buscando a dos sospechosos, cuyas imágenes fueron registradas por las cámaras de seguridad. El diario británico Daily Mirror afirmó que la policía rusa "ahora cree en un terrorista suicida, quien tenía vínculos con islámicos radicales. Se llama Maksim Arishev, de 22 años, y es de Kasajistán". Su imagen aparece en la edición online del diario, tomada de una cámara de seguridad de la zona del atentado. En todo caso, no quedan dudas de que el atentado es de matriz islamista, como todos los de este tipo en Rusia.

A la vez, una bomba casera "fue detectada a tiempo y neutralizada" en otra estación cercana, Ploshad Vosstaniya, en pleno centro de la ciudad. De los 11 fallecidos, siete murieron en la estación, uno en una ambulancia y tres en un hospital cercano. Rusia no había sido golpeada tan duramente desde el atentado contra un avión comercial que cubría la ruta entre Egipto y Rusia con 224 personas a bordo el 31 de octubre de 2015. Todos murieron en ese ataque del grupo Estado Islámico, con fuertes presencia en la región de Sinaí, Egipto.

Desde entonces, las repúblicas rusas del Cáucaso han sido escenario de varios ataques y los servicios de seguridad habían anunciado en varias ocasiones haber desmantelado células islamistas dispuestas a atentar en Moscú y San Petersburgo. La explosión se produjo a las 14,40 hora local, detallaron los servicios secretos (FSB). "La explosión tuvo lugar entre dos estaciones pero el maquinista tomó la buena decisión de continuar ruta hasta la estación, lo que permitió proceder rápidamente a la evacuación y al socorro de las víctimas", declaró una representante del comité de investigación, Svetlana Petrenko.

El presidente Putin, que se encontraba en San Petersburgo, dio su pésame durante un breve discurso televisado. Luego se llegó al lugar del atentado y depositó un ramo de flores en la entrada de la estación del Instituto Tecnológico.

Las autoridades anunciaron haber reforzado las medidas de seguridad en el metro de Moscú y en los aeropuertos. Tras varias horas de cierre completo, la red metropolitana de San Petersburgo comenzó de nuevo a funcionar parcialmente, en la víspera de los tres días de duelo decretados por la ciudad, la antigua capital imperial de Rusia.

"Nuestros pensamientos van dirigidos al pueblo ruso", escribió la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, enTwitter. El presidente francés François Hollande, por su parte, expresó "su solidaridad con el pueblo ruso" y la canciller alemana, Angela Merkel, manifestó su "horror" ante este "acto bárbaro". El presidente estadounidense Donald Trump también condenó el ataque. "Terrible, esto que pasa en todo el mundo es una cosa absolutamente terrible", declaró.

destruido. El vagón fue atacado en medio del recorrido. El conductor llevó el convoy hasta la estación.

Comentarios