El Mundo
Jueves 23 de Marzo de 2017

Un atentado en el Parlamento británico deja cinco muertos y cuarenta heridos

Un hombre, que se encuentra entre las víctimas fatales, atropelló a decenas de personas y acuchilló mortalmente a un policía.

Demencial. El diputado Tobías Ellwood, con sus manos y su cara manchadas con sangre, trata infructuosamente de reanimar a un policía acuchillado.

Cinco personas murieron ayer y otras 40 resultaron heridas en el corazón de Londres por un ataque terrorista cometido por un hombre que embistió a varios peatones con su auto sobre un puente, asesinó a puñaladas a un policía frente al Parlamento y fue ultimado a tiros por fuerzas de seguridad, según se informó oficialmente.

El subcomisario y jefe de la unidad antiterrorista de la policía londinense, Mark Rowley, dijo que el ataque comenzó hacia las 15 hora local, cuando un hombre a bordo de una camioneta 4x4 arrolló a varias personas, incluyendo a tres oficiales de policía, al subirse a la vereda en el puente de Westminster.

Dos transeúntes, entre ellas una mujer, murieron y otras 40, incluyendo a los tres policías, resultaron heridas sobre el puente, que une ambas márgenes del río Támesis y en cuyo extremo norte está el reloj Big Ben y el edificio del Parlamento, dos íconos de Londres.

Una médica que atendió a heridos dijo que algunos tenían lesiones "catastróficas".

El conductor, que anoche no había sido identificado, continuó su marcha hasta estrellar el vehículo contra la reja perimetral del Parlamento, unos 100 metros más adelante.

Luego se bajó armado con un cuchillo, "continuó su ataque tratando de entrar al Parlamento" y acuchilló a un policía, que luego falleció, antes de ser muerto a tiros por otros agentes dentro del predio del Parlamento, agregó Rowley.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, calificó el atentado de "repulsivo y depravado" y anunció que no habrá cambios en el nivel de alerta terrorista "severo" en el que se encuentra el Reino Unido, que indica que un ataque es "altamente probable".

Parada frente a un atril en la puerta de su residencia oficial londinense, May dijo que no fue casualidad que el agresor haya elegido el Parlamento como blanco, ya que simboliza la democracia, la libertad y el imperio de la ley, y que los esfuerzos para derrotar esos valores por medio del extremismo estaban condenados al fracaso.

"En estas calles de Westminster se arraiga el espíritu de libertad que resuena en algunos de los rincones más lejanos del globo", dijo May luego de presidir una reunión del comité de emergencia Cobra, integrado por los principales ministros de su gobierno, para abordar el atentado.

El diputado conservador Tobias Ellwood, un ex militar cuyo hermano murió en un gran atentado islamista en la isla indonesia de Bali en 2002, trató de resucitar al policía herido, informó la cadena de noticias BBC.

A unos 10 metros del policía yacía el cuerpo del atacante, que fue muerto luego de haber escalado un alto muro perimetral e ingresado al New Palace Yard, un patio del Parlamento a la sombre del Big Ben.

Ellwood fue fotografiado mientras aplicaba presión sobre las heridas del policía, con sus manos y rostro manchadas por la sangre del agente.

"Estamos realizando una exhaustiva investigación antiterrorista sobre los sucesos", afirmó Rowley en una breve rueda de prensa en la que señaló que la policía creía que el agresor actuó solo.

El ataque ocurrió con varios países de Europa en alerta por una serie de atentados islamistas cometidos en los últimos años y justo en el primer aniversario de la muerte de 32 personas en un doble atentado con explosivos en Bruselas, capital de Bélgica, perpetrado por el grupo Estado Islámico (EI).

El atentado obligó a suspender las sesiones parlamentarias y a cerrar el Palacio de Westminster, lo que supuso que unas 1.000 personas quedaron retenidas en su interior.

La mayoría de estas personas, entre ellas periodistas y diputados, fueron trasladadas a la colindante abadía de Westminster, donde permanecieron cuatro horas hasta que recibieron autorización de la policía para salir.

La policía desplegó "recursos masivos" tras el ataque y en los próximos días se verá mayor presencia policial en las calles de Londres, dijo Rowley, que agregó que, de ser necesario, se pedirán refuerzos al Ejército.

"Este es un día para el que nos hemos preparado pero esperábamos que nunca sucediese. Tristemente, ahora es una realidad", declaró.

Más temprano, May fue vista cuando era subida a un automóvil frente al Parlamento luego de que se escucharan los disparos durante el ataque, que ocurrió después de que se celebrase la sesión semanal de preguntas a la jefa de gobierno en la Cámara de los Comunes.

El líder del opositor partido Laborista, Jeremy Corbyn, condenó "el ataque contra gente inocente" y contra la democracia británica y envió sus condolencias a las víctimas y sus familias, mientras que el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, dijo que los londinenses "no se dejarán intimidar por el terrorismo".

La médica Coleen Anderson, del Hospital de St. Thomas, dijo que una mujer falleció en el acto al ser embestida sobre el puente de Westminster y que también atendió a un policía de unos 30 años que luego fue derivado a otro hospital con una herida en la cabeza.

"Había personas tiradas sobre el puente. Algunos con heridas leves, algunas (heridas) catastróficas", agregó, en declaraciones a BBC.

Un periodista de la agencia de noticias privada británica Press Association (PA), Andrew Woodcock, presenció los hechos desde la ventana de su oficina.

Dijo haber visto a un grupo de unas 40 o 50 personas que venían corriendo hacia la plaza del Parlamento, gritando y huyendo de algo.

   Al llegar a las puertas llamadas Carriage Gates, donde hay un puesto de seguridad para entrar al complejo del Parlamento, un hombre se desprendió de repente de la multitud y corrió hacia el puesto, como queriendo ingresar el patio del Parlamento.

   "Parecía tener una larga cuchilla. Escuché lo que sonó como disparos, creo que fueron tres o cuatro, y lo siguiente que vi fue a dos personas tiradas en el piso y a otras que corrían a ayudarlas", agregó.

   La Cancillería francesa dijo que tres estudiantes de secundaria que estaban en Londres en un viaje escolar resultaron heridos sobre el puente. Los chicos eran de la ciudad de Concarneau, en el noroeste de Francia.

   El primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, ofreció sus condolencias "a los estudiantes franceses heridos, a sus familias y a sus compañeros de escuela".

   La testigo Angie More contó que vio a gente "volar por el aire" sobre el puente de Westminster.

"Estaba al otro lado del puente. Vi gente volar por el aire y no sabía que estaba pasando. Vi un vehículo gris avanzando por el medio del puente y después me di cuenta que había gente tirada en el piso, en la vereda y en la calle, pero sobre todo en la vereda", dijo More, una canadiense que está en Londres por trabajo.

Varios de los 40 heridos se hallaban anoche en situación "de extrema gravedad". Uno de ellos es una mujer que se había lanzó al cauce del Támesis en su huida; fue rescatada por bomberos y policías con severas lesiones.

Comentarios