El Mundo
Sábado 27 de Mayo de 2017

Un atentado del Isis contra cristianos coptos en Egipto deja al menos 28 muertos

Se dirigían a un monasterio cuando fueron interceptados y asesinados por un grupo armado. Hay niños entre las víctimas.

Los cristianos volvieron a ser blanco de violencia en Egipto donde al menos 28 personas, incluidos muchos niños, murieron ayer en un ataque de hombres armados y enmascarados contra el autobús que los llevaba a un monasterio copto. Este ataque, en la provincia de Minia, coincide con la ofensiva lanzada hace meses por la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (Isis) contra la minoría copta en Egipto. La organización extremista quiere multiplicar los ataques contra esos cristianos que representan a cerca del 10% de los más de 90 millones de egipcios. El Ministerio del Interior indicó que los asaltantes iban a bordo de tres camionetas cuando abrieron fuego contra el colectivo que se dirigía al monasterio de San Samuel, al oeste del pueblo egipcio de Al Adua, a más de 200 kilómetros de la capital, antes de darse a la fuga. La televisión estatal mostró imágenes del autobús repleto de impactos de bala y con las ventanillas destrozadas.

   La prensa egipcia difundió imágenes captadas con celulares que muestran a numerosas víctimas yaciendo sobre la arena del desierto alrededor del autobús. "Utilizaron armas automáticas", dijo el gobernador de Minia, Esam el Bedaui, a la televisión estatal. Bedaui dijo que la policía patrullaba en la carretera y que montaron retenes de control. La televisión pública indicó que el ataque dejó 28 muertos, citando al ministro de Salud. Un responsable de ese ministerio señaló que muchas de las víctimas eran niños.

Estado de emergencia

En un comunicado publicado en Facebook, la Iglesia copta pidió "medidas para prevenir los peligros de esos incidentes que empañan la imagen de Egipto". La mayor autoridad religiosa de Egipto, Al Azhar, condenó el ataque del viernes, la víspera de que comience el ramadán. "El incidente de Minia es inaceptable para los musulmanes y los cristianos y atenta contra la estabilidad de Egipto", declaró gran imán Ahmed al Tayeb en un comunicado. Israel, con quien Egipto firmó un acuerdo de paz en 1979, también condenó el ataque.

   En los últimos seis meses, el Isis reivindicó atentados suicidas contra dos iglesias coptas en los que murieron 45 personas al norte de El Cairo a comienzos de abril, y otro ataque suicida contra un templo copto en el centro de la capital, que dejó 29 fallecidos en diciembre. Tras el doble ataque del Domingo de Ramos, el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi declaró el estado de emergencia por un plazo de tres meses. Acusó entonces a los yihadistas de intentar dividir el país al atentar contra las minorías.

   La Iglesia copta es la mayor comunidad cristiana en Cercano y Medio Oriente. A nivel mundial existen 15 millones de coptos. En Egipto conforman el mayor grupo cristiano y son casi ocho millones, es decir, un 10% de una población de 93 millones. Entre sus representantes más famosos figura el ex secretario general de la ONU Butros Butros-Ghali (1922-2016). El Sumo Pontífice de los coptos es desde 2012 Tawadros II. Lleva el título de "papa de Alejandría y patriarca de la Santa Sede de San Marcos". La palabra copto proviene de la palabra griega para egipcio, Aigyptos. Su decadencia empieza con las invasiones árabes del siglo VII y la progresiva islamización del país.

Escasa representación

Los coptos están presentes en todo el país, con concentraciones más fuertes en el Egipto medio. Se los encuentra igualmente en todas las categorías sociales, desde los barrenderos de El Cairo a las grandes familias patricias, como los Butros-Ghali. Escasamente representados en el gobierno, los coptos se consideran marginados en numerosos puestos de la Justicia, de las universidades o de la policía.

   A pesar de que los vínculos entre egipcios musulmanes y cristianos suelen ser armoniosos, en los últimos años comenzaron a sucederse hechos violentos. Musulmanes y cristianos participaron juntos en el levantamiento popular de 2011 que llevó al derrocamiento del presidente Hosni Mubarak. Desde entonces comenzaron los ataques de fanáticos islámicos contra cristianos y sus iglesias en diferentes partes del país.

   La comunidad cristiana de Egipto recibió el mes pasado el apoyo del Papa Francisco. Durante su visita de dos días, el pontífice de Roma abogó por la tolerancia y el diálogo entre musulmanes y cristianos. Ferviente defensor del ecumenismo, Francisco se reunió entonces con el papa copto ortodoxo de Egipto,Teodoro II, y con el imán de Al Azhar, la institución más prestigiosa del islam sunita, Ahmed Al Tayeb.


Comentarios