Ofensiva terrorista global
Viernes 05 de Agosto de 2016

Un ataque en Londres desató temores

Un noruego de origen somalí con problemas mentales acuchilló a 5 personas, una de las cuales murió. El agresor fue detenido

Como si lo hubiera presentido, el miércoles a la mañana el jefe de Scotland Yard, Bernard Hogan-Howe, anunció que aumentaría la presencia policial en la capital británica en reacción a los recientes ataques en Alemania y Francia. Por la noche llegó la noticia que desató la alarma: un noruego de 19 años de origen somalí apuñaló a varias personas en Russel Square, en Londres. Pocos minutos después de la primera llamada de emergencia, los policías llegaron al lugar y redujeron al hombre. Sin embargo, para una mujer estadounidense que se hallaba en el lugar la ayuda llegó demasiado tarde: murió allí. Otras cinco personas resultaron heridas.

Refuerzo de seguridad. El ataque se produjo horas después de que la Policía Metropolitana y el propio Khan anunciaran el inicio de la "Operación Hércules", un refuerzo en la seguridad que incluyó 600 policías armados en distintos puntos de la capital del Reino Unido. La policía metropolitana de Londres, cuyos efectivos no portan armas desde hace 180 años, había anunciado el miércoles el despliegue de los agentes armados de una unidad especial contra eventuales ataques y atentados, y avisó a la desacostumbrada población que estarán claramente identificados.

En un principio las autoridades británicas se centraron en investigar posibles vínculos con grupos extremistas, pero finalmente la investigación demostró que el móvil del ataque estaba relacionado con la salud mental del autor del ataque, quien finalmente fue desarmado e inmovilizado por la policía con una pistola eléctrica.

Los temores de conexiones yihadistas surgieron a raíz de los ataques en solitario en Niza, Francia, y Orlando, Florida, donde los atacantes aparentemente perturbados mentalmente también afirmaron lealtad al Estado Islámico (Isis).

La víctima fatal, que según la policía tenía 60 años, de nacionalidad estadounidense, murió poco después de que los agentes llegaran al lugar, y los heridos, dos mujeres y tres hombres con ciudadanías estadounidense, australiana, israelí y británica, fueron trasladados a un hospital cercano. Dos víctimas permanecen internadas, mientras que los otros ya fueron dados de alta. El ataque ocurrió en la céntrica plaza Russell, cerca del Museo Británico, una zona que es frecuentada principalmente por estudiantes y turistas donde hay numerosos hoteles y restaurantes, incluyendo los hoteles Russell e Imperial.

Russell Square en sí es una gran plaza con jardines, una fuente en el centro y una cafetería, y es muy concurrida durante el día. La estación de metro del mismo nombre se encuentra justo al lado y la zona es una vía principal para los colectivos. Scotland Yard, la policía metropolitana de Londres, dijo que para "tranquilidad y seguridad" de los londinenses habrá más policías, incluyendo agentes armados, des-plegados en las calles de la ciudad.

está haciendo un trabajo muy difícil" y la seguridad de los londinenses es su "prioridad número uno". Además, Khan dijo que su "corazón está con las víctimas del incidente en la plaza Russell y sus seres queridos" después de la muerte de la mujer, que aún no fue identificada.

Francia. En tanto, uno de los heridos en el atentado del 14 de julio en Niza, en el sur de Francia, falleció ayer en el hospital en el que permanecía internado, elevando a 85 el número de muertos, informó el presidente regional, Christian Estrosi. "Todos mis pensamientos están con la hija, la familia y los seres queridos de Pierre Hattermann, que acaba de morir. El número 85", escribió Estrosi en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Comentarios