El Mundo
Miércoles 05 de Abril de 2017

Un atacante suicida causó el atentado en el metro de San Petersburgo

Un joven nacido en Kirguistán, lugar de origen de muchos terroristas del Estado Islámico, fue identificado por el ADN en el metro

El autor del atentado en el metro de San Petersburgo, que se cobró el lunes la vida de 14 personas y causó decenas de heridos, es un ciudadano ruso nacido en Kirguistán, una ex república soviética mayoritariamente musulmana fronteriza con China, según confirmaron ayer las autoridades rusas. Material de ADN hallado en otra bomba que no estalló señala al joven sospechoso, cuyos restos fueron encontrados en el vagón atacado. La bomba casera estalló en un vagón del metro cuando circulaba entre dos estaciones y fue el mayor atentado ocurrido en San Petersburgo. Otras 49 personas siguen en el hospital.

   Los investigadores confirmaron que fragmentos del cuerpo del sospechoso fueron encontrados en el lugar del atentado, lo cual corroboraría que se trata de un kamikaze. Un comunicado policial indicó que "las pruebas genéticas y el material recogido por las cámaras dan razones para pensar que la persona responsable del ataque terrorista en el vagón fue la misma que dejó la otra bolsa con un explosivo en la parada de Ploshad Vostaniya", un artefacto que fue desactivado poco después. Este contenía bolas de acero a modo de esquirlas. La comparación de los vestigios genéticos hallados en la bolsa con los de los restos del joven en el vagón resultan una prueba difícil de refutar. Los servicios de seguridad de Kirguistán confirmaron que se trata de Akbarjon Djalilov, de 22 o 23 años, según sean las fuentes. Se desconoce si estaba relacionado con el Estado Islámico, aunque medios rusos apuntan que estaba vinculado con el islamismo radical. El método del ataque suicida señala por sí solo hacia el terrorismo islámico, hoy casi el único sector que recurre a este método tan extremo.

   Djalilov nació en la región kirguiza de Osh, zona de la que proceden yihadistas del Estado Islámico. Se nacionalizó ruso en 2011 y se mudó a San Petersburgo, donde trabajó de camarero y reparando coches con su padre, que es ruso. Aunque se están buscando posibles vínculos con el Estado Islámico, en sus perfiles en redes sociales no se aprecian los signos típicos de la radicalización islamista: lo más violento son vídeos de boxeo y de sambo, una de las artes marciales preferidas del presidente Vladimir Putin.

La Comisión Investigadora de Rusia (CIR) confirmó el anuncio previo del servicio de inteligencia de Kirguistán.□ La CIR concluyó que Djalilov fue responsable de los explosivos, tanto el que detonó y el otro encontrado por la policía después.╠

■□■□ El vocero del presidente Vladimir Putin, Dmitri Peskov, aseguró en una conferencia de prensa que el ataque representa "un desafío para el pueblo ruso y para el presidente Vladimir Putin".□╠

■□ Horas después, elEstado Islámico (EI) difundía un mensaje de audio de 36 minutos y mencionaba a Rusia, pero no el atentado de San Petersburgo.□ Al Hasan al Muhajir, el vocero del grupo terrorista, dijo que Moscú al igual que Washington y las principales potencias occidentales combaten en Medio Oriente, y llamó a todos los seguidores del EI o Isis en el mundo a que "ataquen Europa, Rusia y Estados Unidos", según reprodujo SITE, un portal especializado en monitorear a organizaciones islamistas en internet.╠

■□■□ Ayer la agencia de noticias estatal rusa TASS había citado fuentes de seguridad no identificadas que advertían que el atentado en el metro de San Peterbursgo podía haber sido obra del "terrorismo islamista".╠El canciller Serguei Lavrov calificó de "cínico" calificar el atentado de "venganza" por la intervención militar rusa en Siria, como aventuraron algunos medios locales e internacionales.╠   

El Kremlin no descarta que el atentado estuviera relacionado con la presencia en la ciudad del presidente, reconoció Dimitri Peshkov, portavoz del Kremlin. "El simple hecho de que el atentado haya sido cometido mientras el jefe de Estado estaba en la ciudad obliga a reflexionar", aseguró Peskov, que cree que "es materia para un análisis de los servicios secretos". También sugirió que Moscú podría necesitar ayuda exterior en la investigación.

   Las autoridades han identificado a todas las víctimas, confirmó el portavoz de prensa del gobernador de San Petersburgo, Georgi Poltavchenko, que habló de tres extranjeros: un uzbeco, un bielorruso y un kazajo. Sin embargo, no mencionó al joven kirguís. El vagón atacado provenía de la estación de Instituto Tecnológico y se detuvo en la siguiente, Sennaya Ploschadel. El diario ruso Kommersant asegura que las autoridades rusas estaban al tanto de la inminencia de un ataque gracias a la confesión de un islamista que había sido detenido al volver de Siria. El atentado es un nubarrón a poco más de un año de que Rusia sea sede del Mundial de Fútbol. El próximo mes de junio Rusia acoge la Copa Confederaciones, y hay programados partidos en San Petersburgo, que ayer seguía de luto. Poltavchenko prometió la máxima seguridad para los turistas.


Comentarios