El Mundo
Viernes 02 de Junio de 2017

Trump retiró a EEUU del Acuerdo de París sobre el cambio climático

Se escudó en las ventajas que el tratado da a los países emergentes y sumó su país a Siria y Nicaragua, únicos no signatarios

Donald Trump, tal como se venía anticipando, anunció desde la Casa Blanca que Estados Unidos se retira del Acuerdo de París para combatir el cambio climático, lo que asesta un durísimo golpe a los esfuerzos a nivel mundial para frenar el calentamiento global producido por la quema de combustibles fósiles. Para atenuar el impacto de su decisión, Trump anticipó que tratará de negociar un reingreso en mejores condiciones, o bien un nuevo acuerdo sobre el clima. Países desarrollados ya señalaron que es imposible retirarse del acuerdo y a la vez pedir el reingreso. Lo cierto es que ayer Trump sumó a su país a un club poco prestigioso, formado solamente por Siria y Nicaragua, únicos dos países que no han firmado el acuerdo de diciembre de 2015. Estados Unidos es responsable del 18 por ciento de las emisiones mundiales que causan un aumento de la temperatura globla. El Acuerdo de París intenta mantener ese incremento por debajo de los 2º respecto del nivel de 1850.

"A partir de hoy, Estados Unidos suspenderá toda implementación del no vinculante acuerdo de París", anunció Trump desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca. Haciendo notar que la renegociación para su reincorporación no era una prioridad, el mandatario dijo que "si podemos, grandioso. Si no podemos, está bien". Al abandonar el principal esfuerzo a nivel mundial para desacelerar el calentamiento planetario, Trump cumple una de sus principales promesas de campaña, pero también rompe con muchos de los aliados más leales de Estados Unidos, que han manifestado su preocupación respecto a la decisión. Entre estos aliados figuran las demás naciones desarrolladas del G-7: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Japón y Canadá.

Con Barack Obama, Estados Unidos había accedido a reducir para 2025 sus emisiones entre 26 y 28 por ciento respecto de los niveles de 2005, lo que significa en números absolutos unas 1.600 millones de toneladas de carbono anuales. Los cálculos indican que el retiro de Estados Unidos podría sumar 3.000 millones de toneladas de carbono anual. Trump argumentó que el acuerdo pone a Estados Unidos en desventaja ante "el beneficio exclusivo de otros países", los emergentes, lo que genera que empresas y contribuyentes estadounidenses paguen el precio. Trump citó repetidamente a China y también a India entre los que sacarían ventajas de Estados Unidos y los demás países desarrollados. Estos tienen en el Acuerdo de París metas más exigentes en recorte de emisiones y a la vez deben dar a los menos desarrollados 100 mil millones de dólares en ayudas desde 2020. Trump dio como ejemplo de esta asimetría las usinas que queman carbón. "China e India podrán seguir inaugurándolas, nosotros no. ¡Eso no es justo!", señaló. También reseñó la presunta pérdida de puestos de trabajo que acarrearía el acuerdo, justo cuando, dijo, Estados Unidos está comenzando a crecer con fuerza. "Este acuerdo trata menos sobre el cambio climático y más de que los países que están en él obtengan un beneficio económico sobre Estados Unidos", afirmó. Para Trump, el acuerdo "da al resto de los países una ventaja económica sobre los Estados Unidos", y agregó que "eso no va a suceder mientras yo sea el presidente".Comentó que él está buscando crear un "campo de juego equilibrado" y establecer "el más alto nivel de vida y la mejor protección ambiental". Añadió que "yo fui elegido como representante de los ciudadanos de Pittsburgh, no de los de París".

Neto rechazo de Argentina

Mediante un comunicado el gobierno argentino lamentó "profundamente la decisión de los Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París", algo que resta efectividad al tratado y afecta al "espíritu de solidaridad y cooperación" logrado en París. Argentina "mantiene firme su compromiso con el Acuerdo de París y continuará participando activamente de su implementación". El gobierno nacional recuerda que "el cambio climático es un problema gravísimo y transversal con impactos económicos y sociales, y que demanda la acción urgente y unificada de la sociedad civil y de la administración nacional".

En tanto, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, lamentaron la decisión de Estados Unidos. El acuerdo es "fundamental en la cooperación entre nuestros países para que ataquemos efectivamente y a tiempo el cambio climático". Añadieron que lo establecido por el tratado es "irreversible, y creemos firmemente que el Acuerdo de París no puede ser renegociado", rechazando así el planteo de Trump de renegociar el tratado.

gesticulación. Trump al anunciar ayer la drástica decisión desde los jardines de la Casa Blanca.

Comentarios