El Mundo
Sábado 24 de Junio de 2017

Trump quiere que el muro tenga paneles solares: una idea no tan sencilla

De acuerdo con el presidente, la energía que produciría ayudaría a financiar la valla. Cautela y también escepticismo entre los expertos.

La última propuesta del presidente Donald Trump de instalar paneles solares para levantar un muro contra los inmigrantes en su frontera con México parece una idea brillante, pero según expertos consultados, de todas formas enfrenta numerosos obstáculos. El argumento central de la campaña de Trump de construir un muro en la frontera siguió siendo promovido por el nuevo presidente en el inicio de su mandato, pero ha fracasado en conseguir un gran apoyo del Congreso, que rechazó financiarlo. Pese a sus repetidas declaraciones de que México pagaría la factura, el país vecino ha rechazado constantemente la idea de que vaya a pagar por esa obra cuyo costo ha sido cifrado entre 8.000 y 40.000 millones de dólares. Trump resucitó el miércoles el proyecto y le agregó un toque ecológico. "Voy a darles una idea de la que nadie oyó todavía: la frontera sur, mucho calor, mucho sol...nosotros reflexionamos en la construcción de un muro como un muro solar", afirmó durante un mitín frente a sus simpatizantes en Cedar Rapids, Estado de Iowa. "Esto generaría energía y esto lo financiaría", afirmó. "De esta forma México tendrá que pagar mucho menos dinero. Tiene sentido, ¿no?", agregó.

La organización de expertos Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA) dio una prudente bienvenida a este reconocimiento de la energía renovable, para la que Trump no había mostrado hasta ahora mucho apoyo. "Estamos felices de saber que el presidente aprecia los numerosos beneficios de la energía solar", declaró en un comunicado Dan Whitten, portavoz de la SEIA. "Estamos de acuerdo en que esto constituiría un planteamiento económico y respetuoso del medio ambiente, pero esperaremos conocer más de este plan para comentar más", agregó."

"En medio de la nada"

Otros se mostraron más escépticos sobre la puesta en marcha de tal proyecto. Para que la energía solar sea rentable, hace falta que los compradores y usuarios no estén instalados demasiado lejos de la fuente de producción, anotó Anya Schoolman, responsable de Community Power Network, una asociación que apoya proyectos solares locales y regionales. "Estos tableros van a estar en medio de la nada. Es difícil ver quién va a comprar esta energía", subrayó, añadiendo además que el muro, que se estima cubriría 1.600 de los 3.200 kilómetros de largo, va a atravesar varios Estados.

Esto no sólo implica diferentes reglamentaciones sino también diferentes socios a nivel de las compañías productoras de energía o de los distribuidores. Para Edward Alden, del Consejo de Relaciones Exteriores, "un muro de paneles solares sería mejor que solo una barricada, pero las largas distancias entre esta frontera y los lugares donde la energía será consumida hacen que este proyecto corra el peligro de ser poco rentable". "No creo que la administración realmente haya considerado seriamente esta idea", afirmó Alden. Un muro cubierto de paneles solares, situados según un ángulo adecuado para captar la luz del sol, generaría ciertamente mucha energía si se quitan las dificultades reglamentarias y técnicas. Elemental Energie, una compañía de instalaciones solares con sede en Oregon, estima que una barda de tres metros de altura cubierta de tableros generaría 7,28 gigawatt-hora de electricidad al día, bastante para alimentar 220.000 hogares de consumo medio, según Negocios Insider. Pero el costo de esta instalación elevaría entre 1.400 millones y 4.200 millones el valor del muro, dice esta evaluación. Según otra estimación, que calcula en u$s6 millones cada 1,6 kilómetro de esa barda construida, se produciría 2 megavatios de electricidad por hora, y la pared se autofinanciaría en 20 años.

Proyecto ajeno

Trump se atribuye la idea de la valla solar. Pero en realidad es un proyecto prestado: otros plantearon la posibilidad de erigir un muro solar cuando el presidente todavía se mostraba escéptico sobre el aprovechamiento de la energía solar. La propuesta de usar paneles solares en el muro fronterizo fue analizada en un artículo de opinión del Wall Street Journal en marzo. Vasilis Frhenakis, director del Centro para el Análisis del Ciclo de la Vida de la Columbia University, y Ken Zweibel, ex director del Instituto Solar de la George Washington University, llegaron a la conclusión de que era algo "viable no solo desde el punto de vista técnico y económico", sino que "podría ser más práctico que un muro tradicional".

La posibilidad de instalar paneles solares fue mencionada asimismo por una de las empresas que se presentaron a licitación para construir el muro. La firma Gleason Partners de Las Vegas planteó cubrir algunas de las secciones del muro con paneles solares y dijo que la venta de la electricidad generada por esos paneles cubriría los costos de la obra. En la campaña, Trump dijo varias veces que la energía solar era "muy, muy cara" y que "no funciona tan bien".

"México no es el segundo país más violento del mundo"

México refutó ayer la afirmación vía tuit del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que es el segundo país más violento del mundo y pidió que ambos países dejen de culparse mutuamente de sus problemas. "Para ser efectivos, debemos dejar de culparnos el uno al otro", afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores mexicano en un comunicado.

   Antes, Trump se había referido a la violencia en México en un tuit sobre el muro que quiere construir en la frontera para frenar la inmigración ilegal y el tráfico de drogas. "México acaba de ser ubicado como el segundo país más mortífero del mundo, sólo después de Siria. El tráfico de drogas es la causa principal. ¡CONSTRUIREMOS EL MURO!", escribió el presidente estadounidense, en alusión a un estudio ya refutado antes por México.

   En mayo, el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS)de Londres sostuvo que México era, después de Siria, el país del mundo con la mayor violencia en número de muertos, atribuyendo las 23.000 muertes de 2016 a la guerra contra el narcotráfico. La cifra, sin embargo, se refiere a todos los homicidios dolosos ocurridos en México y no sólo los derivados de la lucha contra los cárteles. Además, el número de muertos por cada 100.000 habitantes en México es más bajo que en otros países.

   En respuesta a Trump, la Cancillería indicó en un comunicado que aunque tiene "un problema significativo de violencia, México no es el segundo país más violento del mundo". "Tan sólo en América latina, países como Honduras, Venezuela, Belice, Colombia y Brasil tienen una tasa de homicidio de 90,4; 53,7; 44,7, 30,8 y 25,2, respectivamente por cada 100.000 habitantes, mientras que en México la tasa es de 16,4, muy por debajo de varios países de la región", señaló. Además, indicó que el mercado ilícito de drogas, de las cuales Estados Unidos es el mayor consumidor, es "la causa más importante de violencia en México, y el tráfico de drogas está costando millones de vidas tanto en México como en Estados Unidos".

   El tema del muro ya ha generado otras rispideces entre México y Estados Unidos desde la llegada de Trump a la presidencia.


Comentarios