Donald Trump
Miércoles 25 de Enero de 2017

Trump autorizó dos cuestionados oleoductos que Obama había vetado

Transportarán el contaminante petróleo bituminoso de Canadá. Antes se reunió con los CEO de las automotrices y les prometió incentivos

El presidente de Estados Unidos Donald Trump, decretó el avance de la construcción de dos polémicos oleoductos, pese a la resistencia de ambientalistas e indígenas y su freno por la gestión anterior de Barack Obama. Antes, Trump se reunió con los CEO de las tres grandes empresas automotrices de EEUU, con las que ha mantenido duros encontronazos por su política de frenar importaciones desde México. Trump las amenaza con aranceles, algo que viola el vigente tratado de libre comercio de Norteamérica, Nafta.

En su cuarto día de mandato, Trump firmó en el Despacho Oval un decreto para retomar la construcción de los oleoductos Keystone y Dakota Access, dando un gran impulso al sector petrolero. Ambos proyectos estaban bloqueados, también por decreto, por Obama. "Esto va a generar muchos trabajos en el sector de la construcción", garantizó el nuevo presidente estadounidense, un conocido negacionista del cambio climático que años atrás llegó a afirmar que el calentamiento global era "un invento de China" para hacer menos competitivo a su país. El oleoducto Keystone, de la canadiense Trans Canada y vetado por Obama en 2015, tiene como objetivo transportar 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso desde la provincia canadiense de Alberta a distintos lugares de Estados Unidos, incluidas refinerías en el Golfo de México (ver mapa). El Dakota Access, un proyecto de 3.800 millones de dólares, llevará otro medio millón de barriles de petróleo desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte a una refinerías ya existentes en Illinois.

Ambos afrontan mucha resistencia de ambientalistas, debido al poder contaminante del petróleo de arenas bituminosas, que emite un 17 por ciento más de gases de efecto invernadero que la extracción convencional. El segundo de ellos, además, ha generado protestas de la tribu sioux de Standing Rock, para la que el oleoducto Dakota Access degradará tierras que consideran sagradas y contaminará las aguas del río Missouri.

Trump firmó además otra orden ejecutiva, o decreto, que establece que la tubería necesaria para construir esos oleoductos "debe estar fabricada en Estados Unidos, porque ahora muchas de las tuberías se fabrican en otros países". "Vamos a construir nuestras propias tuberías, como solíamos hacer en otros tiempos", sentenció.

Con las tres grandes

Horas antes de firmar estos decretos, Trump se reunió en la Casa Blanca con los directivos de los tres principales automotrices estadounidenses —General Motors (GM), Ford y Fiat-Chrysler— , y les dijo que su gobierno reducirá impuestos y regulaciones "de forma sustancial". Trump tuvo que aclarar que no se había "ensañado" con el sector automotriz, aunque los directivos han sufrido advertencias y amenazas de Trump en Twitter en reiteradas ocasiones, y destacó: "Estamos dando un gran empujón para que se construyan en Estados Unidos plantas de montaje (de autos) y otras fábricas". La jefa de GM, Mary Barra, y el italiano de Fiat-Chrysler, Sergio Marchionne, se sentaron cada uno al flanco del presidente. GM ha tenido serios encontronazos con Trump, al punto que frenó la construcción de una nueva planta en México. Ford también debió dar marcha atrás a sus planes de expansión en México. Desde hace meses, Trump viene amenazando a los fabricantes de automóviles con aranceles del

35 por ciento sobre los vehículos que importen desde México.

"Vamos a hacer el proceso mucho más sencillo para las compañías de automóviles y todo el que quiera hacer negocios en Estados Unidos. Creo que van a ver que pasará de inhóspito a muy hospitalario. Creo que nos convertiremos en uno de los países más hospitalarios y ahora mismo no lo somos", dijo Trump.

Sostuvo al finalizar que él era "en gran medida, un ambientalista", pero que va a reducir los requisitos ambientales exigidos a las empresas. "Vamos a hacer un proceso breve. Vamos a dar o no el permiso pero se va a saber muy rápido. Y en general vamos a dar los permisos. Vamos a ser muy amigables", concluyó. El fin de semana se conoció que desaparecieron de la página oficial de la Casa Blanca todas las referencias y documentos sobre el cambio climático.

cordialidad. Trump invita a sentarse a la jefa de la automotriz GM, Mary Barra.

De Canadá al Golfo

"Vamos a hacer el proceso de autorización mucho más sencillo para las automotrices y todo el que quiera invertir"

Comentarios