El Mundo
Martes 28 de Febrero de 2017

Trump anuncia un histórico aumento de los gastos militares "para ganar guerras"

Solicitará al Congreso un incremento de 54.000 millones de dólares sobre los 600.000 millones actuales. Fuerte reducción de la ayuda al exterior

El presidente Donald Trump propuso un aumento de 54.000 millones de dólares en el gasto en Defensa y Seguridad para el nuevo año fiscal, que en Estados Unidos comienza el próximo 1º de octubre, dentro de un plan presupuestario que reducirá recursos en otras áreas del Estado, según adelantó ayer la Casa Blanca.

Un día antes de su esperado primer discurso ante las dos cámaras del Congreso, Trump adelantó que su proyecto para el próximo presupuesto federal, que calificó de histórico y para ganar guerras, estará centrado en la "seguridad nacional" para proteger a los estadounidenses. Una fuente de la Casa Blanca que solicitó el anonimato dijo a la prensa que el gobierno pedirá al Congreso un aumento equivalente al 10 por ciento del presupuesto militar, que será compensando con cortes en otros sectores de la máquinaria pública. "Este presupuesto será de seguridad pública y seguridad nacional", enfatizó Trump durante su discurso ante la Asociación Nacional de Gobernadores en la Casa Blanca.

Los grandes lineamientos presupuestarios fueron presentados ayer a los diversos organismos de gobierno, entre ellos los relacionados con la defensa y seguridad, cuyos fondos Trump consideró "agotados" aunque ya tienen un presupuesto de 600.000 millones de dólares, el triple que el de China. Para Trump, el agotamiento se percibe en que "nunca ganamos, nunca ganamos las guerras", especialmente en el "avispero" del Medio Oriente.

"Adelgazar al gobierno"

Altos funcionarios de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca adelantaron bajo anonimato en una conferencia telefónica que a los incrementos de recursos para Seguridad y Defensa, habrá una gran reducción en el gasto en ayuda a terceros países. Trump prometió "hacer más con menos" y agregó que es necesario que Estados Unidos "comience a ganar guerras de nuevo". "Vamos a hacer más con menos y adelgazar el gobierno", aseguró el presidente, durante un encuentro con gobernadores en el que cuestionó el supuesto derroche de dinero durante los últimos años. El objetivo, en palabras del propio Trump, es "ganar guerras de nuevo". Recordó que, cuando era estudiante, existía la conciencia de que Estados Unidos "nunca perdía" una guerra. Ahora, en cambio, "nunca ganamos", lamentó. Trump ya había prometido la semana pasada, durante un discurso al conservadurismo duro del país, que Estados Unidos volverá a "ganar" e imponer su poderío militar gracias a un gran aumento del gasto en defensa.

El gobierno de Trump prevé mandar a todas las agencias federales sus metas de gasto para el nuevo año fiscal, con el objetivo de que cada una de ellas elabore sus planes para enviar el borrador presupuestario al Congreso durante el mes de marzo. Así lo explicó bajo anonimato un funcionario de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca, que precisó que los 54.000 millones adicionales solicitados para Defensa se tendrán que compensar con recortes en "la mayoría" del resto de las agencias federales y en programas de "baja prioridad". Ese funcionario apuntó a que habrá una "gran reducción" en el gasto en ayuda y cooperación con terceros países, que depende del Departamento de Estado.

Mientras, el Pentágono presentó ayer a la Casa Blanca una lista de opciones para acelerar la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, que Trump solicitó el 28 de enero, dándole a los militares 30 días de plazo, y ahora deberá evaluar. Según confirmó un alto funcionario estadounidense, la Casa Blanca recibió ayer el documento con planes y alternativas para intensificar la guerra contra el yihadismo en Siria e Irak, donde grupos como el EI o Al Qaeda gozan de autonomía y territorio pese a la campaña militar estadounidense y más de dos años de bombardeos.

Fuertes recortes

Al mismo tiempo Trump anunció que hoy, en su discurso ante el Congreso, hará una "gran declaración" sobre sus planes para reconstruir la infraestructura vial del país. Ante los gobernadores, a los que les dijo que el gobierno federal se convertirá en el "mejor amigo" que puedan tener, aseguró que el país está "lleno de baches" mientras gasta miles de millones de dólares en el "avispero" del Medio Oriente. Pero más allá de la vialidad y de la defensa y seguridad, otras áreas sufrirán bajo el gobierno de Trump, quien aseguró a los gobernadores que el suyo será un gobierno "austero" que fortalecerá los poderes de los Estados. Por un lado, insistió en que rechazará el plan de salud (Obamacare) heredado de la presidencia de Barack Obama, pero también habrá recortes y ajustes al Departamento de Estado, la Agencia de Protección Ambiental y otros programas. Según las fuentes, que pidieron anonimato porque el presupuesto aún no se hizo público, Trump requerirá fondos para la construcción de barcos, aviones militares y el establecimiento de "una presencia más sólida en vías fluviales y cuellos de botella internacionales clave", como el estrecho de Ormuz y el Mar del Sur de China. El presupuesto del Departamento de Estado, en cambio, podría reducirse en hasta un 30 por ciento, lo que obligaría a una reestructuración importante y la eliminación de programas.

Por otro lado, la prensa reportó que el nuevo decreto de Trump sobre inmigración se conocerá probablemente mañana, después de su intervención de hoy en el Congreso. El decreto sustituirá la prohibición de arribos de siete países de mayoría musulmana, rechazado por el sistema judicial y enfrentado a un largo procedimiento en varios Estados del país.

Rearme. El presidente afirmó que el presupuesto para el año fiscal estará enfocado en la seguridad de EEUU.

Comentarios