Donald Trump
Lunes 23 de Enero de 2017

Trump anuncia que renegociará el Nafta con México y Canadá

A fin de mes se reunirá con el presidente Peña Nieto. El tratado de libre comercio elimina los aranceles y es clave para la industria mexicana

En su primer domingo como presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que pronto comenzará a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o Nafta, por sus siglas en inglés) con México y Canadá, como prometió en su campaña electoral. Trump también recurrió a Twitter para suavizar sus duras afirmaciones sobre las mujeres que marcharon en todo el país el sábado y otros temas álgidos de su agenda. A la vez, espera que el Senado apruebe a su gabinete, que por ahora tiene un solo secretario (cargo equivalente a ministro) ratificado. El jefe de esa Cámara prometió que confirmaríana todos los funcionarios que deben pasar por la aprobación del Congreso. Los republicanos de Trump dominan ambas cámaras.

"Vamos a empezar a negociar lo que tiene que ver con el Nafta. ¿Alguién ha oído hablar de Nafta? Basamos nuestra campaña en parte en Nafta", dijo el mandatario en su estilo coloquial durante un acto en la Casa Blanca en el que juraron sus cargos numerosos funcionarios. Estos son los que pertenecen al gabinete de la Casa Blanca y no necesitan de ser ratificados por el Congreso. Trump explicó que además de negociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en su próxima reunión con el presidente de México Enrique Peña Nieto, hablará de "inmigración y seguridad en la frontera".

En la agenda para los cien primeros días de gobierno que Trump presentó antes de las elecciones, ya anticipaba que entre sus prioridades estaba la renegociación del Nafta y otros acuerdos de libre comercio. Trump forzó durante las semanas de la transición a varias automotrices a frenar o retirar sus inversiones de México y amenazó a quienes invierten en su vecino con aplicarles aranceles de 35 por ciento si pretenden importar esos bienes a Estados Unidos. Eso implicaría violar el Nafta, que establece el libre comercio y por tanto aranceles cero entre EEUU, México y Canadá. Por tener México salarios mucho más bajos que su gran vecino, desde que en 1994 entró en vigencia el Nafta fue absorbiendo numerosas industrias estadounidenses, pero con una producción mayoritariamente destinada a ese mercado. Trump, para hacer realidad su amenaza, debería dar de baja el acuerdo de libre comercio mediante una ley votada en el Congreso. Algo factible a primera vista porque su Partido Republicano ostenta la mayoría en las dos cámaras. Pero la gran mayoría de los republicanos son partidarios de libre comercio y enemigos frontales del proteccionismo que pregona Trump. Este será uno de los varios puntos de fricción entre el presidente y su partido en el Congreso.

Trump también prometió durante la campaña electoral que iba a construir un muro en la frontera con México y que iba a deportar a más de once millones de inmigrantes indocumentados, muchos de ellos mexicanos. El presidente estadounidense prometió que México pagaría el muro, algo que Peña Nieto y sus ministros rechazaron de plano. Trump ahora dijo que Estados Unidos adelantará el dinero para construirlo y México lo reembolsará después. Trump recibirá el próximo 31 de enero a Peña Nieto y también se reunirá pronto con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Más polémica en Twitter

Trump, crítico en Twitter las multitudinarias marchas de mujeres en su contra celebradas el sábado, aunque dos horas después bajó el tono del cuestionamiento. "Vi las protestas de ayer, pero tengo la impresión de que acabamos de tener una elección. ¿Por qué esas personas no votaron?", polemizó Trump, que sigue usando su cuenta personal pese a que también tiene el manejo de la oficial asignada al presidente (@POTUS). Señaló además que las celebridades que asistieron a las marchas, como Madonna, Alicia Keys, Scarlett Johanson y Ashley Judd, "dañaron gravemente la causa". Pero dos horas después, siempre en su Twitter, bajó el tono y escribió: "Las protestas pacíficas son una señal de identidad de nuestra democracia. Aunque no siempre estoy de acuerdo, reconozco los derechos de las personas a expresar sus opiniones". El uso de Twitter por el nuevo presidente es algo que preocupa a muchos políticos republicanos, que desearían ver menos mensajes belicosos e imprevistos.

No más español

La versión en español de la página web de la Casa Blanca desapareció poco después de que Donald Trump asumiera el viernes pasado. "Sorry, the page you're looking for can't be found (Disculpas, la página que estás buscando no puede encontrarse)", es el mensaje que aparece al tratar de acceder a www.whitehouse.gov/espanol.

Comentarios