El Mundo
Miércoles 09 de Agosto de 2017

Trump amenaza con responder con fuego y furia a Corea del Norte

Informes clasificados sostienen que el régimen de Kim Jong-un ya dispondría de ojivas nucleares miniaturizadas para sus misiles

El presidente estadounidense, Donald Trump, endureció ayer su discurso contra el régimen de Corea del Norte, al que instó a no realizar ninguna amenaza más si no quiere encontrarse con un nivel de "fuego y furia" inédita en la historia mundial. "Será mejor que Corea del Norte no haga más amenazas a Estados Unidos", advirtió Trump, durante una reunión en su club de golf de Bedminster (Estado de Nueva Jersey) en la que, de brazos cruzados y con un tono contundente, deslizó la posibilidad de una acción militar contra el país asiático. El líder norcoreano Kim Jong-un "ha sido amenazante más allá de lo normal, y como he dicho serán enfrentados con un fuego y una furia y poder que el mundo nunca ha visto antes", dijo Trump a periodistas en su complejo de golf.

La palabras del presidente estadounidense coinciden con la difusión de informes confidenciales que alertan que el régimen de Kim desarrolló con éxito una ojiva nuclear miniaturizada capaz de entrar en un misil, con lo cual ha cruzado un umbral clave para convertirse en una potencia nuclear en regla, de acuerdo con un documento de la Defensa japonesa y un informe de la prensa estadounidense revelado ayer.

Incertidumbre

El Consejo de Seguridad de la ONU aplicó el fin de semana pasado sus sanciones más severas hasta el momento a Corea del Norte debido a su ensayo de un misil balístico capaz de portar un arma nuclear. A pesar de la rápida sucesión de los ensayos, persistía la duda acerca de si era capaz de acoplar un artefacto nuclear al misil. Esa incertidumbre parece estar en vías de disiparse.

El Ministerio de Defensa japonés concluyó en un documento oficial anual publicado ayer que "posiblemente Corea del Norte haya logrado la miniaturización de armas nucleares y producido ojivas nucleares". Japón, un aliado clave de Estados Unidos, es un blanco potencial de la agresión norcoreana. De ser así, el régimen de Pyongyang podría llegar a sentirse "demasiado seguro de sí mismo" y verse tentado a realizar peligrosas provocaciones militares, asegura el documento nipón, de casi 570 páginas. Corea del Norte realizó tan solo el año pasado más de 20 pruebas con misiles balísticos.

El periódico The Washington Post informó ayer que de acuerdo con oficiales de inteligencia estadounidenses, 10 años después de su primer ensayo nuclear Pyongyang ha producido armas nucleares para ser lanzadas por misiles balísticos, incluso por los intercontinentales, capaces de alcanzar territorio continental estadounidense. El artículo del Post, que cita agentes de inteligencia anónimos, dice que el análisis confidencial fue concluido el mes pasado por la Agencia de Inteligencia de Defensa. Estados Unidos estimó el mes pasado que el Norcorea tiene unas 60 armas nucleares, según el Post, más del doble que lo calculado por la mayoría de los expertos.

La alarma en Washington ante los intentos del líder norcoreano de adquirir capacidad nuclear se intensificó luego de dos ensayos con misiles intercontinentales el mes pasado.

En una reacción poco habitual, Corea del Norte cargó ayer contra China y Rusia, dos de sus socios cercanos, y aseguró que el respaldo a las nuevas sanciones de la ONU impulsadas por Estados Unidos por los ensayos misilísticos deberían hacerles "sentir vergüenza" y advirtió que deberán "pagar caro" por ese apoyo.

Maniobras chinas

Sin amilanarse, el ejército chino llevó a cabo maniobras navales y aéreas, incluyendo el lanzamiento de "decenas de misiles" frente a la península de Corea. Las maniobras se producen en un momento en que Pekín presiona a su aliado norcoreano para que renuncie a su programa nuclear. Estos ejercicios "a gran escala" tienen lugar en el golfo de Bohau y en el mar Amarillo, entre la costa este de China y la península coreana. "Decenas" de buques y más de 10 aviones y submarinos participan en las maniobras con el objetivo de probar armamentos y las capacidades de los militares para llevar a cabo asaltos costeros y para interceptar objetivos aéreos, dijo un vocero oficial de Pekín.

Comentarios