El Mundo
Sábado 22 de Julio de 2017

Tres palestinos y tres israelíes mueren en una nueva ola de violencia

Los trágicos episodios ocurrieron en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén Este, y en un asentamiento de Cisjordania.

Tres palestinos murieron y cerca de 400 resultaron heridos a causa de los enfrentamientos que se produjeron ayer con las fuerzas israelíes en Jerusalén Este y Cisjordania en el marco de las protestas por las restricciones impuestas sobre la Explanada de las Mezquitas, un lugar sagrado para musulmanes y judíos. También ayer, tres israelíes murieron y un cuarto resultó herido grave en un ataque con arma blanca en un asentamiento en el norte del territorio palestino ocupado de Cisjordania, informó el ejercito israelí. El atacante palestino ingresó a un edificio de viviendas en la localidad de Neve Zuf, cerca de Ramala, y atacó a cuatro personas con un cuchillo, comunicó una portavoz del ejército israelí. El agresor fue herido de bala. La web de noticias israelí "ynet" señaló que las víctimas son dos hombres de 40 y 60 años y una mujer de 60. Otra mujer fue llevada con heridas a un hospital. Un vecino oyó los gritos y disparó contra el atacante de 19 años.

   Los palestinos se enfrentaron ayer a la policía en Jerusalén y otros lugares de Cisjordania —como Ramala y Belén— al terminar el rezo del viernes para protestar por las nuevas medidas de seguridad instaladas por Israel en la Explanada de las Mezquitas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, entre ellas la instalación de detectores de metales y barreras en los accesos. "Un palestino murió por disparos en el corazón", dijo el ministerio de Sanidad palestino, explicando que el incidente tuvo lugar en Abu Dis, en la Cisjordania ocupada. Poco antes la misma fuente anunció la muerte de otras dos personas en circunstancias similares, una en el barrio de Ras al Amud (cerca de la Ciudad Vieja de Jerusalén) y otra en la zona de A-Tur (Jerusalén Este). Por su parte la Media Luna Roja palestina indicó que hubo 396 heridos en Jerusalén y Cisjordania mientras la policía israelí anunció un total de 29 arrestos en las dos zonas.

Sólo mayores de 50

Por miedo a un nuevo estallido de violencia, Israel sólo permitió ayer a los palestinos mayores de 50 años y a las mujeres acceder a la Explanada de las Mezquitas para el rezo del viernes. Numerosos palestinos fueron parados en los bloqueos instalados de camino a la Ciudad Vieja, mientras también se impidió el acceso a la ciudad de autobuses con árabes israelíes que se dirigían a Jerusalén. Como señal de protesta, centenares de personas decidieron no entrar y rezar en la calle, a las puertas de la Ciudad Vieja. Un grupo de personas, incluyendo líderes musulmanes, empezó a caminar hacia la entrada pero la policía les impidió entrar apelando la prohibición y lanzó también gases lacrimógenos, a lo que algunos palestinos respondieron lanzando piedras y otros objetos.

   La explanada de las Mezquitas, donde se encuentra la Cúpula de la Roca y la mezquita Al Aqsa, está situada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el sector palestino de la ciudad santa cuya anexión por Israel nunca fue reconocida por la comunidad internacional. Los palestinos denuncian desde el domingo la instalación de detectores de metal en las entradas al lugar santo, una decisión de Israel luego tras un ataque contra policías israelíes el 14 de julio. Esta medida aumenta el temor de los palestinos de que Israel tome el control exclusivo del tercer lugar santo del islam, un sitio también venerado por los judíos con el nombre de Monte del Templo. Desde entonces los palestinos decidieron no acudir a la Explanada y llevar a cabo la oración en la Ciudad Vieja.

   Las protestas por la medida llegaron hasta Jordania, donde más de 8.000 personas se manifestaron ayer en Ammán y otras ciudades del país. "¡Con nuestra alma y nuestra sangre nos sacrificaremos por vos, Al Aqsa!", gritaban manifestantes en referencia a la mezquita situada en la explanada. Aunque la gestión está oficialmente en manos de Jordania, guardiana de los lugares santos musulmanes en Jerusalén, Israel controla el acceso a la explanada, un lugar que cristaliza desde hace décadas las tensiones con los palestinos.

Choques diarios

Esta semana hubo enfrentamientos casi diarios con la policía israelí y en los días previos a la gran oración del viernes, la prensa israelí afirmó que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, barajaba la posibilidad de retirar los detectores para evitar incidentes. Sin embargo, tras consultar con las fuerzas de seguridad y con el gabinete de seguridad, Netanyahu decidió mantener los detectores de metales. El gabinete "dio a la policía la autoridad para tomar las decisiones necesarias para permitir el libre acceso a los lugares santos, garantizando al mismo tiempo la seguridad y el orden público", indicó ayer un responsable israelí.

   El ejército anunció el jueves el despliegue de cinco batallones adicionales en Cisjordania ocupada para contener posibles incidentes.

Comentarios