El Mundo
Martes 21 de Marzo de 2017

Traba a las negociaciones del Mercosur y la UE

El escándalo de la carne en Brasil salpicó las negociaciones comerciales entre Mercosur y la Unión Europea, con los agricultores europeos urgiendo a garantizar las "normas de seguridad".

El escándalo de la carne en Brasil salpicó las negociaciones comerciales entre Mercosur y la Unión Europea, con los agricultores europeos urgiendo a garantizar las "normas de seguridad". Los países de Mercosur —Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay— "no tienen las mismas normas que nosotros, tal como demuestra el caso descubierto en Brasil", denunció el secretario general del principal sindicato europeo de agricultores Copa-Cogeca, Pekka Pesonen.

   Desde el intercambio de ofertas arancelarias en mayo entre ambos bloques, como paso previo a la reanudación de las rondas de negociación formal en octubre, este sindicato europeo expresó su oposición a un acuerdo de libre comercio, por la inclusión de productos agrícolas "sensibles". Entre estos destaca la carne de res que no formó del intercambio inicial de ofertas a la espera de que pasen las elecciones presidencial y legislativas previstas entre abril y junio en Francia, país que ya expresó sus temores sobre el impacto de un acuerdo con Mercosur en su sector agrícola. En este contexto, Copa-Cogeca aprovechó el escándalo en Brasil y el inicio de una nueva ronda de dos días en Argentina para aumentar la presión sobre esta negociación, exigiendo que las futuras importaciones en el marco de este tratado comercial respeten las "normas de seguridad" alimentarias de la UE. "El futuro acuerdo de libre comercio UE-Mercosur no va a debilitar, sino reforzar nuestras obligaciones, nuestras muy exigentes normas en materia de calidad alimentaria", respondió el portavoz de la Comisión Europea, Daniel Rosario, preguntado por la reacción de Copa-Cogeca.

Amplio y ambicioso

   La UE y el Mercosur intentan desde 1999 crear un espacio de libre comercio de 760 millones de personas a ambos lados del Atlántico, negociaciones paralizadas por años tras un intercambio de ofertas fallido en 2004 y que se reanudaron en 2010. Aunque los puntos de desencuentro se mantienen, la predisposición a alcanzar un acuerdo parece mejorar tras la llegada al poder de Mauricio Macri a Argentina y Michel Temer a Brasil.

Comentarios