El Mundo
Domingo 19 de Febrero de 2017

Termina hoy en Ecuador la "década ganada" de Rafael Correa

Se vota al sucesor del presidente, que gobierna desde 2007. Sus evidentes logros son opacados por la crisis económica reciente y la censura.

Ecuador votará hoy al sucesor del presidente Rafael Correa, que termina 10 años de poder continuados. El candidato oficialista, Lenin Moreno, se perfila como el ganador de esta primera vuelta, pero quedaría lejos de imponerse hoy y deberá competir en el ballottage contra quien salga segundo. También se elegirán a los 137 miembros de la Asamblea legislativa. Hoy se presentan ocho candidatos presidenciales, pero sólo tres tienen chances de pasar al segundo turno. El brusco cambio de las condiciones económicas a partir de 2014 han opacado "la década ganada" de Correa, quien se retira al menos temporalmente de la vida política. El candidato oficialista llega con un perfil claramente diferente, y se ha distanciado del estilo confrontativo y agresivo de Correa, que ha hastiado a los ecuatorianos.

El candidato oficialista, Lenin Moreno, tiene como principal competidor al empresario Guillermo Lasso. Tercera en la disputa aparece la social cristiana Cynthia Viteri. Ya en cuarto lugar y lejos en principio del ballottage, llega el socialdemócrata Paco Moncayo, ex alcalde de Quito. De estos candidatos saldrá el sucesor de Correa, quien estuvo en el poder por más de diez años y tras sucesivas reelecciones entregará el poder el 24 de mayo.

Para que un candidato gane en primera vuelta debe lograr 50 por ciento más un voto, o bien 40 por ciento pero con una diferencia de más diez puntos con su más próximo contendor. Un mecanismo idéntico al ballottage que rige en Argentina. En caso de no llegarse a esos guarismos habrá una segunda vuelta, pero en una fecha distante: el 2 de abril.

Legado en duda

Hoy, unos 12,8 millones de votantes están habilitados para escoger presidente, vicepresidente y 137 asambleístas, además de pronunciarse en una consulta sobre si permiten o no a los funcionarios públicos tener intereses en paraísos fiscales. Pero lo que se decide es el legado de la "revolución ciudadana" de Correa y su "década ganada", como la bautizó él mismo. Ese legado está en duda porque ha crecido la preocupación por la economía, que experimenta un estancamiento en los últimos años. El boom económico que dio poder a Correa desde 2006 se desinfló a partir de 2014, por una combinación de caída internacional del precio del petróleo y un exceso de peso del Estado sobre el resto del sistema económico. A esto se suma la creciente fortaleza del dólar: Ecuador lo adoptó como moneda nacional en el 2000. Un dólar fuerte implica menos competitividad internacional y mayor ingreso de importaciones. Lenin Moreno se apoya en mostrarse como el heredero moderado de Correa, quien se ha "guardado" bastante en la campaña. Lasso y Viteri postulan un neto cambio de régimen económico que saque el freno al sector privado y elimine la cuestionada ley de control de la información que ha dado mala fama a Correa, al censurar y llevar al borde de la quiebra a muchos medios críticos de su gobierno.

"Los trabajadores duplicaron sus ingresos y los empresarios los triplicaron", asegura Rafael Correa

Correa califica como "la década ganada" los diez años que gobernó. "Ha sido una década de sueños cumplidos, de logros extraordinarios en materia económica, social y política", afirmó Correa al celebrar su décimo aniversario en la presidencia en enero pasado. Correa da datos que respaldan sus "promesas cumplidas" y que repite en cada presentación pública: que redujo el índice de pobreza del 36,7 por ciento en 2007 al 22,9 por ciento en 2016 y que dio acceso a la salud y a la educación a los más necesitados. También afirma que mejoró las carreteras hasta colocarlas como las primeras en Latinoamérica. "Todos se han beneficiado en la década ganada; los trabajadores más que duplicaron sus salarios, los empresarios triplicaron sus ganancias", asegura el gobernante, que abandonará el cargo el 24 de mayo. Correa está seguro de que su sucesor será Lenin Moreno, su vicepresidente del 2007 al 2013.

La censura permanente

Un aspecto que ha erosionado a Correa es su mala relación con los medios de comunicación. Su Ley de Comunicación, de 2014, ha implicado que varios diarios hayan tenido que cerrar sus puertas abrumados por multas impagables infligidas a pedido de Correa o sus ministros. Cientos de denuncias presentadas por funcionarios han derivado en multas y "derechos de replica" de igual extensión de la "mentira" publicada anteriormente. En 2013 el presidente Correa implantó esta ley, que es de censura medios de comunicación y de la libertad de expresión.

En junio de 2014, diversos diarios fueron sancionados por no publicar todos los detalles del viaje que el presidente Correa hizo a Chile. Recibió un título honoris causa, o se entrevistó con la presidenta Michelle Bachelet y tuvo otras actividades. Todas esas actividades deben ser fielmente reflejadas por los medios, bajo amenaza de censura y multas. Varios diarios han dejado de publicar en papel por las multas millonarias que han padecido.

Como resultado de la aplicación de la "Ley Orgánica de Comunicación" de 2013, se abrieron hasta ahora un total de 800 procesos contra periodistas y medios. Y 500 se resolvieron con sanciones, multas o la obligación de publicar disculpas.

"El 90 por ciento de los procesos contra la prensa fueron iniciados por funcionarios públicos o instituciones del Estado. Eso muestra que es una ley amañada para proteger al gobierno", denuncia César Ricaurte, director ejecutivo de Fundamedios, una ONG dedicada a monitorear la libertad de expresión. Lenin Moreno promete cambiar todo esto y habla de un nuevo diálogo entre todos los ecuatorianos.

gesto. Correa trajo estabilidad y crecimiento. Pero su estilo confrontativo e intolerante cansó a los ecuatorianos.


Comentarios