El Mundo
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Tenso clima entre Estados Unidos y Corea del Norte, que ve "inevitable" una confrontación

Aviones estadounidenses volaron hoy cerca de las costas de Corea del Norte para demostrar que Washington dispone de "opciones militares" ante cualquier intimidación.

Bombarderos y cazas estadounidenses volaron hoy cerca de las costas de Corea del Norte para demostrar que Washington dispone de "opciones militares" ante cualquier intimidación, minutos antes de que el canciller norcoreano, Ri Yong Ho, afirmara ante la Asamblea General de la ONU que un ataque con misiles contra el país norteamericano es "inevitable", tras las amenazas lanzadas está semana por el presidente Donald Trump.
"Esta misión es una demostración de la determinación de Estados Unidos y un mensaje claro de que el presidente (Trump) tiene muchas opciones militares para derrotar cualquier amenaza", afirmó la vocera del Pentágono, Dana W. White, en un comunicado.
"Nadie excepto Trump se encuentra en una misión suicida. Si se pierden vidas inocentes el presidente estadounidense sería totalmente responsable".
White precisó que bombarderos B-1B procedentes del territorio estadounidense de la isla de Guam y cazas F-15C Eagle desplegados desde las bases militares norteamericanas en Okinawa, Japón, "volaron en el espacio aéreo internacional sobre aguas al este de Corea del Norte", reportó la agencia de noticias EFE.
Según indicó el Pentágono, la operación efectuada por los aviones militares estadounidenses llegó "lo más lejos al norte de la zona desmilitarizada (que separa a las dos Coreas)" en lo que va de siglo.
"Los vuelos de Estados Unidos sobre Corea del Norte se suman a la escalada entre Pyongyang y Washington, que esta semana impuso nuevas sanciones contra el país comunista por el desarrollo de su programa nuclear y misilístico.
El programa de armas de Corea del Norte es una amenaza grave para la región Asia-Pacífico y toda la comunidad internacional. Estamos preparados para usar toda la gama de capacidades militares para defender a Estados Unidos y nuestros aliados", destacó la portavoz, quien agregó que la misión subraya la "gravedad" del "comportamiento temerario" del régimen de Pyongyang.

El anuncio del Pentágono se hizo poco antes de que el ministro de Exteriores norcoreano hiciera su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas y advirtiera que su país tomará "acciones preventivas impiadosas" si Estados Unidos muestra algún intento de "decapitar" a Pyongyang.
"La visita de nuestros misiles al territorio de Estados Unidos se ha vuelto inevitable", dijo Ri, en alusión a los amenazas de Trump de "destruir totalmente a Corea del Norte" proferidas por el mandatario republicano el pasado martes en el mismo hemiciclo.
El canciller norcoreano respondió también a los insultos de Trump, quien llamó al líder ed Corea del Norte Kim Jong-un "loco" y "hombre cohete", y lo trató de "trastornado mental repleto de megalomanía" con un dedo sobre "el botón nuclear".
"Nadie excepto Trump se encuentra en una misión suicida", precisó Ri, quien opinó que si se pierden "vidas inocentes por este ataque suicida" el presidente estadounidense sería "totalmente responsable".
Más allá de la retórica beligerante, el ministro norcoreano aseguró que no habrá ninguna amenaza a países que no tomen parte en las acciones de Washington contra el régimen comunista, según reprodujo la agencia de noticias DPA.
En ese sentido, Ri reivindicó el derecho de Pyongang a contar con armas nucleares para defenderse de sus enemigos, pero aseguró que sólo las utilizará como "última opción" en caso de un ataque de parte de Estados Unidos o sus aliados.
"Nuestro último objetivo es establecer un equilibrio de poder con Estados Unidos", defendió.
El canciller anunció, además, que su país está "a unos pasos" de completar su capacidad nuclear y que "ha realizado con éxito" una prueba de una bomba de hidrógeno que podría ser montada en un misil intercontinental "como parte de los esfuerzos para llegar al objetivo de completar una fuerza nuclear".
El alto funcionario no mencionó en qué fecha se hizo ese ensayo, pero puede tratarse de la prueba realizada el pasado 3 de septiembre, considerada por los expertos como la bomba más poderosa desde que ese país inició sus ensayos nucleares, en 2006.
En su intervención, de casi media hora, Ri calificó también como "injustas" las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU por los ensayos balísticos y nucleares del régimen comunista, y consideró "absurdo pensar" que con ellas su país "va a desviarse un milímetro" del desarrollo de su potencia nuclear.
Ri habló en la penúltima sesión del debate de alto nivel de la Asamblea General, un foro por el que han pasado decenas de líderes mundiales que unánimemente han censurado las pruebas nucleares y balísticas del régimen de Pyongyang.
Las continuas pruebas de armas de Pyongyang, por las que obtuvo dos nuevos paquetes de sanciones de la ONU sólo en 2017, y el tono beligerante de Trump elevaron enormemente la tensión en la península coreana en el último año.
El pánico invadió una vez más hoy la región, luego de que esta mañana se registrara un terremoto de 3,4 grados de magnitud en la escala de Richter en Corea del Norte, que originó temores de que pudiera haberse tratado de un nuevo ensayo nuclear, aunque la agencia meteorológica surcoreana y autoridades chinas afirmaron finalmente que tuvo un origen natural.

Comentarios