El Mundo
Martes 18 de Julio de 2017

Tensión en Jerusalén porque Israel puso detectores de metal

Fue en respuesta a un atentado palestino que dejó cinco muertos. Boicot de los musulmanes contra la medida, a la que consideran inconsulta

Crece la polémica por la decisión de Israel de instalar detectores de metales en las entradas de la Explanada de las Mezquitas, en el corazón histórico y religioso de Jerusalén, luego de un atentado palestino en ese lugar. Ayer las autoridades religiosas musulmanas ordenaron a sus fieles no entrar en el lugar santo.

Sin consultar la "Waqf", el organismo jordano encargado de los bienes musulmanes, Israel decidió instalar los detectores después de que tres palestinos con ciudadanía israelí mataran el viernes a dos policías israelíes en una de las entradas de la Explanada. Ante el grave atentado, Israel cerró de manera excepcional durante dos días la Explanada, el tercer lugar santo del islam, y lo reabrió el domingo tras instalar detectores de metales en dos de las puertas.

Ayer, la policía anunció en un comunicado que se reabrieron otras tres puertas equipadas con detectores. "Trabajamos para instalar detectores en los accesos de las demás puertas como lo han decidido los responsables políticos israelíes al más alto nivel", añadió la policía.

Los responsables del Waqf siguieron negándose a entrar a la Explanada pasando por estos detectores, constató una periodista de la AFP en el lugar. "No aceptaremos que Israel cree un precedente", dijo Naser Najib, uno de los guardias empleado por el Waqf. El domingo, los rezos musulmanes fueron organizados en el exterior de la Explanada en señal de protesta por la instalación de esta medida de seguridad. El atentado palestino del viernes dejó cinco muertos. Fue uno de los incidentes más graves de los últimos años en Jerusalén.

La decisión de cerrar el viernes y el sábado el lugar santo reavivó el temor de los palestinos de que Israel tome el control exclusivo de la Explanada, venerada igualmente por los judíos con el nombre de Monte del Templo.El domingo y ayer hubo escaramuzas cuando algunos fieles musulmanes trataron de impedir a otros que cruzaran las puertas, reportó la prensa israelí. La policía afirmó que a pesar de las tensiones, cientos de creyentes entraron al complejo.

La Waqf pidió "rechazar y boicotear todas las medidas de agresión israelí, incluso cambiar el histórico status quo que incluye imponer los detectores de metal".

Cualquier cambio percibido en este sitio sagrado tanto para judíos como para musulmanes puede desatar tensiones. Su cierre el viernes atrajo condenas del mundo árabe. Jordania pidió que se reabriera de inmediato y hubo protestas en las calles contra Israel. El Estado judío no coordinó los cambios con Jordania, país que sirve como custodio del lugar.

incidentes. Un adolescente palestino es detenido por la policía israelí.

Comentarios