El Mundo
Martes 27 de Junio de 2017

Temer, acusado ante el Supremo por recibir coimas del grupo JBS

El presidente fue denunciado por el procurador general. Si prospera el recurso, debería ser suspendido por el Congreso

mala noticia. El presidente Temer podría seguir el mismo destino que su predecesora Rousseff.

El presidente de Brasil, Michel Temer, fue denunciado por "corrupción pasiva" por el procurador general, Rodrigo Janot, ante el Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima instancia judicial del país. Casi al mismo tiempo, el ex jefe de gabinete de la ex presidenta Dilma Rousseff y hombre de confianza de Lula da Silva, Antonio Palocci, fue condenado a 12 años de prisión por actos de corrupción en favor del Partido de los Trabajadores (PT).

Janot también incluyó en su denuncia al ex diputado Rodrigo Rocha Loures, estrecho asesor de Temer, quien está detenido desde comienzos de junio bajo cargos de recibir un soborno en nombre de Temer. La imputación presentada por el jefe de fiscales acusa al presidente de haber cobrado sobornos del frigorífico JBS para interceder en favor de la empresa en procesos en el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE). Janot basó su acusación en un video grabado por un ejecutivo de JBS con ayuda de la policía, bajo un acuerdo de cooperación judicial, es decir, una "delación premiada". En la grabación se ve a Rocha Loures salir de una pizzería en San Pablo con una maleta con medio millón de reales (153.000 dólares) entregados por JBS. Según la investigación, ese dinero sería una primera entrega de una serie pagada por el frigorífico, el principal productor mundial de carne, para que Temer intercediera en favor de la empresa.

El fiscal general dijo que Temer "engañó al pueblo brasileño" y calificó la escena de Rocha Loures cargando la maleta con dinero como una afrenta "al ciudadano y al cargo público que ocupaba". El fiscal entregó su denuncia a Edson Fachin, el juez del STF que es relator de la causa Lava Jato y que está a cargo de la denuncia contra el presidente. Ahora el STF debe decidir si acepta o rechaza la denuncia. En el caso de dar curso a la imputación, el STF debe encaminarla a la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) de la Cámara de Diputados.

El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, del bloque oficialista, afirmó que está dispuesto a suspender el receso parlamentario para analizar la denuncia. Para darle curso, es necesario el voto de 342 diputados sobre el total de 513. En el caso de que la denuncia sea aceptada, vuelve al STF. Si el máximo tribunal de Justicia del país la acepta nuevamente, el presidente debe dejar su cargo en un plazo de 180 días. Sería la segunda crisis de poder en poco más de un año en Brasil ya que Temer, que era vicepresidente de Dilma Rousseff, asumió el cargo en mayo de 2016 tras el impeachment de la presidenta.

Sentencia para Palocci

Antonio Palocci, hombre fuerte de los gobiernos de Lula (2003-2010), cuando fue ministro de Hacienda hasta que fue denunciado por maniobras ilícitas y jefe de gabinete de Dilma Rousseff (2011-2016), fue condenado por corrupción pasiva y lavado "de más de 10 millones de dólares" para financiar campañas políticas con fondos ilegales. Detenido desde septiembre pasado, fue hallado culpable de haber negociado "sobornos entre el grupo Odebrecht y agentes del Partido de los Trabajadores (PT)", dice el juez federal Sergio Moro.

Palocci recibía el dinero a través del "Sector de Operaciones Estructuradas" de Odebrecht, creado para distribuir coimas. Ministro de Hacienda de Lula entre 2003 y 2006 —cuando debió renunciar por otro escándalo— y jefe de gabinete de Rousseff en 2011, Palocci era identificado en las listas de Odebrecht con el apodo de "Italiano". Usó sus cargos para beneficiar al gigante de la construcción en "contratos y licitaciones de Petrobras".

Moro debe dictar sentencia contra Lula, acusado de haber recibido un departamento de una constructora a cambio de su influencia para obtener contratos en Petrobras.

adentro. Palocci, ex jefe de gabinete de Dilma, fue condenado a 12 años.

Comentarios