El Mundo
Sábado 28 de Enero de 2017

Sonrisas y promesas de un acuerdo post-Brexit con la británica Theresa May

El presidente Donald Trump destacó la "relación especial" entre Estados Unidos y Gran Bretaña y su respaldo al Brexit, al recibir en Washington a la primera ministra británica Theresa May. Durante una breve conferencia de prensa, ambos dirigentes se comprometieron a reforzar los lazos económicos bilaterales.

El presidente Donald Trump destacó la "relación especial" entre Estados Unidos y Gran Bretaña y su respaldo al Brexit, al recibir en Washington a la primera ministra británica Theresa May. Durante una breve conferencia de prensa, ambos dirigentes se comprometieron a reforzar los lazos económicos bilaterales. "Creo que vamos a entendernos muy bien", dijo Trump tras recibir personalmente a May, primer dirigente extranjero en visitarlo. El nuevo inquilino de la Casa Blanca comunicó de inmediato que aceptaba una invitación de la reina Isabel II para viajar este año al Reino Unido.

"Una de las cosas que tenemos en común es la voluntad de dar prioridad a los intereses de los trabajadores ordinarios", subrayó por su lado May. Sorprendente fue la imagen de ambos gobernantes tomándose de la mano al marchar juntos por el jardín de la Casa Blanca. En momentos de tensiones en las relaciones transatlánticas, la jefa del gobierno británico destacó el compromiso total de Trump con la Otán. Trump, que semanas atrás había calificado de "obsoleta" a la alianza atlántica, no formuló comentario alguno al respecto.

El mandatario republicano respaldó el Brexit afirmando que se trataba de "algo maravilloso" para el país europeo. Antes lo ha llamado "un gran éxito", echando sal en las heridas de la Unión Europea. "Creo que cuando se lleve a cabo tendrán su propia identidad y tendrán la gente que quieran en su país", le dijo a May. "Van a poder hacer acuerdos de libre comercio sin tener a nadie vigilando lo que hagan. Finalmente el Brexit será una enorme ventaja, no un enorme freno" para Gran Bretaña, consideró. May sucedió en el cargo a David Cameron quien renunció luego del inesperado triunfo del Brexit en el referendo. May es del mismo Partido Conservador de Cameron, pero pertenece a la línea más "euroescéptica". Trump y May se refirieron también a las sanciones aplicadas a Rusia. Es "muy pronto" para hablar de aliviarlas, dijo el presidente, un día antes de una programada conversación telefónica con Vladimir Putin. Trump también hablará hoy por téléfono con Angela Merkel y Francois Hollande. Estos últimos dos son declarados críticos de Trump, mientras el ruso es un explícito aliado.

May dijo que Putin debe cumplir con el acuerdo de Minsk y poner fin a la intervención militar rusa en Ucrania. "Creemos que las sanciones deben continuar hasta que veamos que (Putin) aplique plenamente el acuerdo de Minsk", señaló. La decisión de May de viajar a Washington apenas una semana después de la asunción de Trump es criticada en Gran Bretaña por parte de los sectores progresistas y laboristas que son adversarios declarados de la premier conservadora y del Brexit. Londres espera que las discusiones sobre el futuro acuerdo de libre comercio con Estados Unidos se inicien rápidamente.

El Brexit "es maravilloso, van a poder hacer acuerdos de libre comercio sin tener a nadie vigilando", dijo Trump

Comentarios