El Mundo
Jueves 24 de Agosto de 2017

Síntomas del aislamiento de una dictadura naciente

La conferencia de Maduro el martes en Miraflores fue un manual de la sintomatología del dictador que se siente aislado.

La conferencia de Maduro el martes en Miraflores fue un manual de la sintomatología del dictador que se siente aislado. La del fiscal general Tarek Saab ese mismo día ante la Constituyente, la del seguidor que debe dar prueba de su fidelidad absoluta a la nueva formulación que ha adoptado la antigua fe. Maduro despotricó contra Santos, antiguo buen vecino de Chávez, y no olvidó declararse "una víctima" de Macri. Pero sobre todo acusó a Ortega Díaz y su esposo de crímenes graves que además estarían totalmente probados, cuando hace pocas semanas ambos eran chavistas ejemplares. Claro que lo mismo vale para la ex fiscal general y sus denuncias tardías contra Maduro y Cabello. Pero el tour de ayer de Ortega Díaz por Brasilia, su acogida por el canciller brasileño y por sus pares del Mercosur, es el dato que tiene mayor valencia política. Marca, aún mejor que aquellos discursos desesperados de la cúpula chavista, el aislamiento en que ha caído el régimen, mientras se encamina a ser una dictadura explícita. El procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, acusador del presidente Temer ante el Tribunal Supremo, afirmó que Ortega sigue siendo la fiscal general legítima de su país y que Venezuela padece una "vejación institucional". El repudio regional ve más allá de la penosa figura de Maduro y apunta al modelo institucional que está instaurando. El régimen cubano es el obvio proveedor de los diseños institucionales que está aplicando el chavismo a través de la Constituyente. Esta influencia se delata hasta en la irregular elección de constituyentes con un padrón recortado y mecanismos de "segundo grado", algo totalmente ajeno al derecho político democrático. La destrucción de todo vestigio de división de poderes que pueda generar espacios de disidencia institucional, como había ocurrido con las elecciones parlamentarias de 2015, será ahora obturada. El despliegue del modelo dictatorial sometido a falsas elecciones es el camino elegido, sustentado en un abrumador aparato represivo del Estado. La teoría política se deberá ocupar de este nuevo objeto, no tan nuevo después de todo, y pleno de antecedentes históricos.

Comentarios