El Mundo
Miércoles 12 de Julio de 2017

Siguen los combates en Mosul, donde se denuncian crímenes de guerra

Un día después de que se declarara oficialmente la liberación de Mosul, el ejército iraquí seguía combatiendo en los alrededores de la ciudad del país al grupo terrorista Estado Islámico (Isis), admitieron fuentes de seguridad locales. Los combates se daban tanto en el centro histórico de Mosul como en algunos suburbios.

Los enfrentamientos en la ciudad de Al Shirkat, al sur de Mosul, tenían el apoyo aéreo de la coalición liderada por Estados Unidos. Los yihadistas habían tomado la semana pasada ese territorio.Al Schirkat es una de las pocas localidades en Irak en las que los islamistas siguen activos. El Isis, que en junio de 2014 conquistó gran parte de Irak, ha sido expulsado por las fuerzas de seguridad en coalición con Estados Unidos y milicias kurdas y árabes. El lunes, el primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, dio por liberada Mosul, la segunda ciudad del país y hasta ahora mayor plaza de los extremistas. El lunes, los milicianos aún dominaban un núcleo en el casco viejo.

Pero la mayor atención se centraba en recuperar Mosul de los daños que produjeron tres años en poder del Isis y 10 meses de duros combates para liberarla. La ciudad tenía hasta 2014 1,7 millones de habitantes y era una potencia económica en el centro-norte de Irak, con una población mixta y multirreligiosa. Los miembros des minorías cristianas y de otras religiones, como los yazidíes, fueron asesinados o expulsados por el Isis en sus tres años de dominación.

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, lamentó la situación de los civiles en Mosul. "Hasta la fecha no se ha organizado nada para rescatar a los civiles. Todo fue caótico y espontáneo", criticó el jefe de la diplomacia rusa. Rusia no tiene participación en Mosul. Pero su participación en Siria no ha sido mejor, como se vio en la reconquista de Alepo. Combatir al Estado Islámico es casi la única coincidencia entre Rusia y sus aliados regionales, Siria e Irán, y Estados Unidos y sus socios árabes, las monarquías del Golfo, Egipto y Jordania.

Horrores impunes

De acuerdo con cifras de la ONU, más de 900.000 personas huyeron de la ciudad. Amnistía Internacional (AI) criticó en un informe el uso de la violencia "desproporcionada" y "sin detenerse ante nada" por parte de los dos bandos que lucharon en Mosul. AI documentó 45 ataques "indiscriminados", que causaron la muerte de al menos 426 civiles entre enero y mediados de mayo. "Los horrores que ha presenciado la población de Mosul y el desprecio por la vida humana que todas las partes han mostrado en este conflicto no deben quedar impunes. Familias enteras han sido aniquiladas y muchas de ellas aún están sepultadas bajo los escombros", denunció Lynn Maalouf, directora de Amnistía para Medio Oriente. La organización también ha documentado ataques de la coalición liderada por Estados Unidos y fuerzas iraquíes que "al parecer no iban dirigidos a objetivos militares, sino que mataron e hirieron a civiles y destruyeron o dañaron objetivos civiles".

Comentarios