Donald Trump
Miércoles 25 de Enero de 2017

Se espera un duro golpe para las tres firmas Detroit

La amenaza de Donald Trump de cobrar altos impuestos a los autos fabricados en México que se venden en Estados Unidos va a afectar a la industria automotriz y plantea numerosos dilemas, señalan los analistas.

La amenaza de Donald Trump de cobrar altos impuestos a los autos fabricados en México que se venden en Estados Unidos va a afectar a la industria automotriz y plantea numerosos dilemas, señalan los analistas. Aumentarán los precios o se absorberán los costos; si se dejaran de vender autos fabricados en México se perderían muchos clientes; si se trasladara la fabricación a Estados Unidos, se ganaría aún mucho menos dinero.

"No creo que sea un golpe mortal para la industria automotriz, pero será muy duro. Tendrá un enorme impacto en las ganancias'', comentó Marina Whitman, ex vicepresidenta de General Motors. Trump desayunó ayer con los máximos ejecutivos de General Motors, Ford Motors y Fiat-Chrysler. Antes del encuentro, publicó un tuit en el que le pidió a las casas automotrices que abran nuevas fábricas en Estados Unidos. "Quiero plantas nuevas que construyan autos para ser vendidos aquí'', expresó en su directo lenguaje el presidente. Previamente había hablado de un "impuesto sustancial'' a las empresas que se vayan del país y pretendan vender su producción en EEUU y de dar ventajas impositivas y desregulaciones a las que produzcan en EEUU.

México ofrece mano de obra barata y acceso a decenas de mercados a través de acuerdos de libre comercio, no sólo a EEUU. Whitman dice que los fabricantes de Detroit no pueden construir autos chicos que den ganancias en Estados Unidos, donde un trabajador sindicalizado gana 58 dólares por hora en sueldo y beneficios. Esto da un salario mensual de unos 3.700 dólares. Un trabajador mexicano gana poco más de 8 dólares. Esta diferencia explica por qué los fabricantes estadounidenses anunciaron inversiones por 24.000 millones de dólares en México en los últimos seis años, según el Center for Automotive Research de Michigan. En total, en 2015 México envió a Estados Unidos 50.500 millones de dólares en vehículos y 51.000 millones de dólares en repuestos.

Comentarios