El Mundo
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Rusia denuncia la decisión de EEUU de registrar sus misiones diplomáticas

Para la Cancillería rusa se trata de una "agresión sin precedentes", que viola el derecho de inmunidad. Otra vuelta de tuerca a las complicadas relaciones.

Rusia denunció ayer como una violación del derecho internacional la decisión de los servicios de seguridad de Estados Unidos de registrar el consulado ruso en San Francisco y la oficina comercial de su embajada en Washington, dos propiedades diplomáticas rusas que gozan de inmunidad. Esos edificios diplomáticos, junto a otro alquilado por Moscú en Nueva York, fueron ayer desocupados por orden del gobierno estadounidense, una medida que tensó aún más las complicadas relaciones entre ambos países.

La Cancillería rusa entregó ayer una nota de protesta al encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Moscú, Anthony Godfrey, en la que expresó que "el registro ilegítimo de las dependencias diplomáticas de Rusia sin la presencia de cargos oficiales rusos es una acción agresiva sin precedentes".

Eventual sabotaje

Godfrey, número dos de la embajada, es actualmente el más alto diplomático estadounidense con cargo en Moscú, después de que el embajador John Tefft anunciara en julio su intención de dejar Moscú desde este mes. Al gobierno ruso le preocupa que los registros "puedan ser usados por los servicios de inteligencia estadounidenses para organizar un acto de sabotaje antirruso mediante la introducción ilegal de objetos comprometedores".

Washington decretó el cierre del consulado de Rusia en San Francisco y dos anexos diplomáticos, uno en Washington y otro en Nueva York, en respuesta a la reducción de 755 diplomáticos y empleados, rusos o estadounidenses, en Rusia, impuesta a fines de julio por Moscú en reacción a las nuevas sanciones económicas aprobadas por el Congreso estadounidense contra Rusia por su supuesta injerencia en las elecciones estadounidenses de 2016.

En San Francisco, testigos dijeron haber observado el viernes una humareda negra que salía de una chimenea del consulado ruso. Ello se debió a "medidas para preservar el edificio", dijo sin más precisiones la vocera de la Cancillería rusa, Maria Zajarova. El humo que salía del consulado hizo surgir sospechas sobre qué era lo que se estaba quemando dentro, que parecía ser mucho más que papel. Debido al incidente fueron alertados los bomberos, pero no actuaron porque al llegar vieron que el humo salía de la chimenea.

El viernes fue un día extremadamente caluroso en San Francisco con temperaturas de 35 grados. La oficina responsable de la calidad del aire dijo que habrá una investigación, en vista de que quienes contaminen en exceso en días de calor pueden ser multados. Zajarova explicó que los empleados del consulado estaban "conservando" el edificio antes de su cierre y calificó la llamada a los bomberos por el humo de la chimenea como un "circo". Las ventanas están siendo cerradas, el agua y la electricidad cortadas, escribió en Facebook. Se intenta dejar así el edificio listo para cuando mejoren las relaciones entre Rusia y Estados Unidos.

Culpa de Obama

Tras el anuncio del cierre de estas oficinas diplomáticas, Moscú criticó de inmediato esta "escalada" de tensiones "iniciada" por Washington. En todo caso ello ilustra la incapacidad de la Casa Blanca o del Kremlin en mejorar sus relaciones, siete meses después de la llegada al poder de Donald Trump, que presentó como uno de sus objetivos la normalización de las relaciones entre las dos potencias. El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, pareció sin embargo exculpar de la situación a la administración Trump. "Toda esta situación fue creada por la administración de Barack Obama para perjudicar las relaciones ruso-estadounidenses y no permitir que Trump las mejore" dijo.

Comentarios