El Mundo
Lunes 15 de Mayo de 2017

Repudio internacional contra otro misil de Norcorea

China, Rusia, la Unión Europea (UE), la Otán, Japón y Corea del Sur rechazaron la nueva prueba misilística de Corea del Norte y pidieron "desescalar" la grave situación, mientras en Estados Unidos Donald Trump instó a todos estos países a que implementen "sanciones mucho más fuertes" contra el régimen comunista de Pyongyang.

China, Rusia, la Unión Europea (UE), la Otán, Japón y Corea del Sur rechazaron la nueva prueba misilística de Corea del Norte y pidieron "desescalar" la grave situación, mientras en Estados Unidos Donald Trump instó a todos estos países a que implementen "sanciones mucho más fuertes" contra el régimen comunista de Pyongyang.

La reacción mundial fue tan amplia y contundente que, menos de 24 horas después del nuevo lanzamiento norcoreano, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas convocó a una reunión para mañana a puertas cerradas para discutir cómo responderán al régimen comunista, a pedido de las delegaciones de Estados Unidos y Japón. Corea del Norte lanzó un misil balístico que recorrió 700 kilómetros desde una región próxima a su costa occidental, Kusong, al noroeste de Pyongyang, donde ya se había ensayado antes otro misil de alcance intermedio en febrero pasado.

Según Japón, el misil voló durante 30 minutos, recorrió 700 kilómetros y cayó en el mar entre la costa de su país y el extremo oriental de Corea del Norte. Se trataría de una prueba exitosa, especialmente después de la de hace dos semanas, en la que el proyectil explotó apenas unos minutos después de ser lanzado.

Todas las principales potencias mundiales que componen el Consejo de Seguridad de la ONU condenan cualquier desarrollo militar de Pyongyang que pueda ser usado para fortalecer su programa de armas nucleares.En este caso, las pruebas de misiles suponen un paso para que el régimen comunista obtenga la capacidad de lanzar armas nucleares. Ante otra prueba misilística, Trump fue categórico y llamó en un comunicado a que "todas las naciones implementen sanciones mucho más fuertes. Corea del Norte ha lanzado una amenaza flagrante". Además calificó a la prueba como "una provocación", no sólo para sus aliados, sino también para Rusia. "Con el misil impactando tan cerca de territorio ruso, de hecho más cerca de Rusia que de Japón, el presidente no puede imaginar que Rusia esté complacida", concluyó el texto estadounidense.

Comentarios