El Mundo
Lunes 10 de Julio de 2017

Reforzada, la oposición venezolana conmemoró los 100 días de resistencia

Tonificados por la inesperada excarcelación de Leopoldo López, los antichavistas salieron a la calle y prometieron mantener sus reclamos

Las masivas protestas callejeras contra el gobierno chavista de Venezuela cumplieron ayer 100 días de continuidad. La coalición opositora, Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aprovechó para volver a las calles de Caracas, así como cientos de miles de ciudadanos en la capital y otras ciudades venezolanas. El objetivo fue mantener vivos los reclamos contra el presidente Nicolás Maduro y su régimen, el rechazo a una asamblea constituyente con padrones "recortados" que impulsa el oficialismo y la defensa de un referendo popular que debe realizarse el próximo domingo sobre la cuestionada reforma constitucional. El contexto de los 100 días es ambivalente: el sábado llegó la buena noticia de la concesión de la prisión domiciliaria al líder opositor Leopoldo López, quien pasó más de tres años en una prisión militar. Por otro lado, la represión de "mano dura" del régimen, tanto con los uniformados como los grupos parapoliciales, no cede, y los caídos en estos cien días son ya 91, casi todos ellos jóvenes estudiantes.

"En estos 100 días hay que rendirle honor a quienes han caído con la convicción de que Venezuela saldrá de la crisis. Llevamos 100 días no sólo enfrentando lacrimógenas, sino luchando contra la pobreza y la corrupción", sentenció la diputada opositora Marialbert Barrios frente a miles de personas que soportaron la lluvia. La fiscalía general lleva contados 90 muertos y cerca de 1.500 heridos. Pero tras el último conteo de la Fiscalía, otro joven murió en una protesta en el interior del país.

La oposición eligió un lugar cargado de simbolismo para la protesta de ayer: la Plaza José Martí en el municipio Chacao de Caracas, el lugar donde el preso político más emblemático, Leopoldo López, se entregó a las autoridades el 18 de febrero de 2014, acompañado por una multitud de opositores. Después de tres años y medio de dura prisión en la cárcel militar de Ramo Verde, el sábado el Tribunal Supremo de Justicia anunció de manera inesperada la prisión domiciliaria para López, quien está condenado a casi 14 años por "incitación a la violencia". La principal oradorade ayer en la plaza José Martí fue la esposa de López, Lilian Tintori. "No hubo negociación para que Leopoldo esté en su casa, fue una medida porque a Leopoldo lo torturaban en la cárcel militar de Ramo Verde", denunció. "Fue una decisión unilateral del gobierno de Nicolás Maduro; no se negocia la libertad, no se negocian los derechos humanos, no se negocia la dignidad, ni nuestra familia", agregó. "Leopoldo está en su casa, con nuestros hijos, después de tres años y cinco meses de estar en la cárcel militar donde recibió tratos crueles e inhumanos. Está en su casa, donde nunca debió haber salido. Leopoldo tiene que estar en las calles de Venezuela con la gente, porque todos sabemos que es inocente", aseveró Tintori. López fue condenado a 13 años y nueve meses de prisión por "instigar" las masivas protestas de 2014 contra el gobierno, que terminaron con 43 muertos. Tintori desechó los rumores sobre una negociación. En muchos ambientes existe la certeza de que hubo una negociación y que ambos lados cedieron. Anteriormente, López había rechazado la opción de la prisión domiciliaria, mientras desde el gobierno de Maduro se descartaba cualquier beneficio para "el monstruo de Ramo Verde", como lo llamó numerosas veces el propio presidente a López.

La presión internacional

La explicación más obvia para el beneficio a López tal vez viene del exterior. El régimen se halla sumido en un creciente aislamiento desde que desencadenó la represión el 1º de abril, y luego de dos sentencias del Tribunal Supremo ques despojaban de sus poderes al Legislativo, de mayoría opositora. Ante la ola de indignación, el Supremo, presionado por el propio Maduro, se desdijo de sus fallos. Fue un duro golpe para el chavismo y además no detuvo la ola de protestas. Poco después,llegó otro golpe: la Fiscalía General se distanció y condenó la represión. En ese contexto de descrédito general, la OEA y los más influyentes países de Sudamérica criticaron constantemente al régimen. Argentina, Brasil, Colombia, Perú y Chile sumaron sus voces, cuando hasta poco antes preferían el bajo perfil o el silencio, como ocurrió en la ola de protestas de 2014.

Ayer, Diosdado Cabello, número dos del régimen, comentó que López haya aceptado el beneficio "habla muy poco de la moral de la oposición venezolana porque hace tres semanas dijeron ellos que el último que saldría sería Leopoldo López a su casa y, apenas le dieron la oportunidad se fue a meter en su cuarto y dejo a los demás presos en la cárcel".

Ahora la gran batalla que tiene por delante la oposición es el referendo que convocó para el próximo domingo, para definir si la mayoría de la ciudadanía apoya o rechaza la iniciativa de Maduro de elegir una constituyente y reformar la Constitución de Hugo Chávez. El mecanismo de elección de constituyentes es de tipo corporativo y no será representativo del voto popular. Algo que no está previsto en la Constitución vigente. Además, no se convocará a un referendo consultivo previo, como también manda la Carta Magna.

firmes. Lilian Tintori y el diputado Freddy Guevara durante el acto por los 100 días de lucha callejera.

Comentarios