El Mundo
Martes 26 de Septiembre de 2017

Puigdemont podría ser detenido por las autoridades españolas

El fiscal general advirtió que el jefe catalán está incurriendo en los delitos de "desobediencia, malversación y prevaricación"

España entró en la recta final hacia el referéndum de independencia que Cataluña quiere celebrar el domingo en un clima de incertidumbre y nerviosismo, que incluyó al fiscal general del Estado advirtiendo abiertamente por primera vez con la detención del jefe del gobierno catalán, Carles Puigdemont.

La posibilidad de que el líder independentista ingrese en prisión por diversos delitos vinculados al polémico referéndum "queda abierta", advirtió el fiscal general José Manuel Maza en una entrevista con la emisora Onda Cero. Maza aseguró que la Fiscalía "está convencida de que Puigdemont está incurriendo en delitos de desobediencia, malversación y prevaricación", al seguir adelante con la organización de la consulta separatista del 1º de octubre, el próximo domingo, pese a que fue suspendida por el Tribunal Constitucional.

El fiscal ha argumentado que sobre el gobernante catalán ya pesa una querella por desobediencia, prevaricación y malversación, y que, aunque la desobediencia y la prevaricación no conllevan penas privativas de libertad, la malversación sí, y por este cargo podría ser detenido de manera preventiva. Sin embargo, "no lo hemos considerado oportuno" y "tendremos que ver qué circunstancias se produce en su momento", ha explicado Maza.

Hasta la fecha "no hemos considerado que deba producirse" la detención de Puigdemont. El fiscal también ha querido aclarar que no sería la Fiscalía la encargada de llevar a cabo esta medida, sino el juez.

Maza diferenció tres posibles figuras penales. La desobediencia se refiere a "si se hace de forma pacífica"; la sedición requiere de actos tumultuarios como algunos ya sucedidos, y la rebelión requiere el uso de la fuerza, un "mayor grado de violencia".

Las declaraciones del fiscal reflejan la tensión que respira España a seis días del referéndum y las dudas sobre qué aspecto tendrá, teniendo en cuenta que la consulta carece de reconocimiento nacional e internacional, tarjetas censales, junta electoral y campaña opositora.

Puigdemont insistió ayer en que el domingo "habrá urnas y papeletas, y algo que todavía es más importante para la celebración de un referéndum: habrá votantes". El gobierno de Mariano Rajoy, sin embargo, viene actuando para frenarlo y asegura que el referéndum no tendrá lugar.

Después de que la semana pasada un operativo policial acabara con la detención de 14 personas, incluidos altos funcionarios del gobierno catalán, y la confiscación de millones de papeletas y carteles, la Guardia Civil se presentó ayer en 31 ayuntamientos catalanes que apoyan el referéndum para solicitar documentación.

El lunes 2, una incógnita

Aun más difícil de prever es qué ocurrirá a partir del lunes 2 de octubre. Puigdemont promete que una victoria del "sí"a la ruptura por España —que se da por hecho, porque muchos partidarios del "no"ven ilegal la consulta y no votarán pese a ser mayoría— provocaría la declaración unilateral de independencia.

El gobierno en Madrid confía en que esa declaración, de producirse, carecerá de reconocimiento internacional. "No creo que ni siquiera Venezuela lo reconozca. Pero si lo reconoce Venezuela o Corea del Norte, yo me preocuparía si fuese Cataluña", comentó una alta fuente del Ministerio de Exteriores.

Rajoy espera sumar esta semana el respaldo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el que mantendrá en Washington su primer encuentro bilateral, y el de los líderes de la Unión Europea (UE), con los que coincidirá a fines de semana en la cumbre de jefes de gobierno del bloque de 27 Estados. La UE ya ha advertido que Cataluña no será reconocida y deberá por tanto pagar aranceles de importación. El clima crispado promete seguir sintiéndose en las calles de Cataluña toda esta semana.

Comentarios